TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
¿Qué hacer si tu jefe te sigue en las redes sociales?

  • Los responsables de recursos humanos de tu empresa - o en la que deseamos hacerlo-, los compañeros de trabajo y nuestros superiores siempre van a tener interés en algún momento en rastrear nuestra presencia en las redes.
  • ¿Cuál es nuestro rol si nuestro jefe nos sigue? ¿Cómo debemos manejar nuestro uso de redes para que no interfiera en nuestra vida laboral? Los psicólogos de ifeel, la plataforma de apoyo psicológico para empresas y trabajadores, dan algunas pistas sobre cómo manejar estas situaciones. 

13:30 - 23 de Junio del 2022
¿Qué hacer si tu jefe te sigue en las redes sociales?

Las redes sociales tienen una gran presencia en nuestras vidas, incluyendo también la laboral.  A través de ellas damos a conocer nuestra imagen, opiniones, afinidades, intereses y demás aspectos de nuestra vida, si es que decidimos hacerlos públicos sin usar ningún filtro de seguridad que regule el nivel de accesibilidad por parte de otros usuarios.

Es importante tener en cuenta que los responsables de recursos humanos de la empresa para la que trabajamos o en la que deseamos hacerlo, nuestros compañeros de trabajo y, por supuesto, nuestros superiores, van a tener interés en algún momento en rastrear nuestra presencia en las redes. Puede ser por simple cotilleo, por camaradería entre compañeros o para examinar nuestro estilo personal como una vía para medir nuestro grado de profesionalidad.

Pueden hacer esto de manera discreta o, incluso, invisible, pero también puede suceder que nuestro jefe nos empiece a seguir en una red social, o le dé likes a nuestras publicaciones o que nos ponga un comentario público o privado. Incluso si todo eso sucede en el contexto de unos contenidos perfectamente aceptables, inocentes o neutros, ¿cuál es nuestro rol si nuestro jefe nos sigue o interactúa en algún momento con nosotros a través de nuestras redes? ¿Cómo debemos manejar nuestro uso de redes para que no interfiera en nuestra vida laboral?

Los psicólogos de ifeel, la plataforma holística de apoyo psicológico para empresas y trabajadores deja algunas pistas para manejar adecuadamente estas situaciones.

1. Cuida tu reputación online

Cuanta más actividad tenemos en las redes, más información estamos publicando sobre lo que hacemos y pensamos. Eso va configurando paso a paso nuestra marca personal online, es decir, va labrando nuestra reputación, nuestra imagen externa y, por desgracia, también incontrolable por nosotros al cien por cien una vez que se hace pública.

Por eso, a no ser que tengamos la suerte de estar en una situación profesional invulnerable, es bueno que cuidemos la imagen que damos en internet: nunca sabemos qué jefe presente o futuro (o qué compañeros, o qué responsables de recursos humanos) tendrán acceso a ella.

2. Compórtate con asertividad

No tienes que seguir a todo el mundo de vuelta solo porque te sigan a ti, ni sentirte en la obligación de devolver un like o un comentario en tus redes privadas. Entre la vida fuera y dentro del trabajo tienes derecho a poner algunas barreras que marquen tu espacio, y las personas que te siguen, que solicitan seguirte o que te dan likes no tienen que marcar de manera rígida esa agenda por ti, porque es solo tuya. 

Siéntete libre de no corresponder a todas las interacciones por redes que te hacen tus compañeros de trabajo o tu jefe. Por otro lado, tómate las cosas con naturalidad: si estás a gusto con lo que publicas e, incluso, tus redes son completamente abiertas, tómate con naturalidad el hecho de que tu jefe u otros compañeros te sigan, independientemente de si decides corresponderles o interactuar. 

3. Sé coherente con lo que publicas

Si tienes redes públicas, te expones a que cualquiera te siga o eche un vistazo a tus contenidos, aunque tú no te des cuenta. Recuerda que, si tienes redes abiertas y publicas cualquier contenido, te expones a que eso perjudique tu reputación online. Como trabajadores se nos exige cierta profesionalidad y eso implica, entre otras cosas, no ser ingenuos, no esconder la cabeza debajo del ala y darnos por enterados de las consecuencias que tiene “publicarnos” en internet. Debemos ser coherentes.

4. Asume la responsabilidad

Escudarte en que tienes derecho a tu intimidad o a hacer lo que quieras en tu “esfera privada” no siempre te va a librar de que un superior tenga acceso a algo que has publicado en internet sobre tus opiniones, tus gustos o tus acciones y tome algún tipo de represalia por ello. Tienes tus derechos, por supuesto, pero si te das a conocer sin filtros tienes que ser consciente de que cualquiera puede acceder a ese contenido.

Por eso debes ser responsable y coherente y tomar medidas: hacer redes privadas, cuidar mucho lo que publicas o, simplemente hacer lo que creas conveniente o te apetezca y asumir las consecuencias que eso puede tener. 

5. No pongas en riesgo la relación con tu empresa

Muchas veces nos definimos en nuestros perfiles indicando el cargo que ocupamos en una empresa determinada, a modo de tarjeta de visita. Eso significa que, incluso aunque lo que publiquemos no tenga nada que ver con el trabajo, nuestra empresa puede considerar que hablamos en su nombre cuando publicamos en redes.

Por ese motivo -incluso cuando no nos hemos identificado explícitamente como miembros de nuestra empresa- debemos tener cuidado con ciertos contenidos que la compañía pueda considerar inapropiados o, incluso, atacar frontalmente sus valores, porque eso nos puede poner en una situación comprometida con el jefe. Recuerda que es probable que hayas firmado algún tipo de compromiso para actuar como un correcto embajador de marca en tus redes privadas mientras trabajes para la empresa. 

Otras veces el problema está en opiniones negativas que expresas en redes específicamente sobre tu trabajo o sobre la empresa, pensando que tus jefes no se van a enterar. Cuidado. No te pongas en evidencia ni en riesgo innecesariamente.

6. Usa las redes con eficiencia

Las redes sociales se han sofisticado mucho y, entre el todo o nada de privacidad, permiten grados medios de acceso a los contenidos que publicas. De este modo, no tienes por qué renunciar a todo lo que publicas solo por miedo a que tu jefe lo vea, ni exponerte del todo si no quieres renunciar a nada a riesgo de que tu jefe acceda a ello.

Utiliza las diferentes prestaciones que las redes sociales te ofrecen para decidir con qué personas compartes cada contenido y quiénes se quedan “a oscuras” de lo que tú vayas publicando. Eso no te garantiza que algún contenido comprometido pueda escapar a tu control, pero algo es algo.

7. Mantén la profesionalidad

A veces con los compañeros de trabajo, incluso con nuestros jefes, tenemos muy buena relación y nos seguimos mutuamente en redes de una manera cómoda y natural. No tiene nada de malo, ya que no existe una división real y completa entre nuestra faceta laboral y la que es ajena al trabajo. No obstante, sobre todo con los jefes, intenta mantener cierta distancia o prudencia en los comentarios o conversaciones privadas que mantengáis en las redes. Al día siguiente hay que verse en la oficina y haber bajado ciertas barreras cuando interactuamos fuera del trabajo puede suponer un conflicto en la relación en el futuro.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuál es el formato ideal para trabajar en julio y agosto
Trabajo 100% presencial sin reducciones
Jornada intensiva presencial
Jornada intensiva con flexibilidad
Teletrabajo total
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital