TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Tips para aumentar nuestros niveles de productividad tras la vuelta de las vacaciones

Es esencial eliminar los hábitos improductivos, como, por ejemplo, consultar el email o las redes sociales al comenzar la mañana, lo que puede condicionar nuestro día.

POR RRHHDigital, 04:45 - 23 de Agosto del 2021
Tips para aumentar nuestros niveles de productividad tras la vuelta de las vacaciones

El verano, con sus largos días de sol, con las vacaciones y las olas de calor, son factores que tienen un impacto directo en nuestra productividad en el entorno laboral. El decrecimiento de la productividad, además, deriva en el desarrollo de malos hábitos, como la procrastinación, posponer la realización de actividades o tareas pendientes.

La procrastinación alcanza un mayor relieve en verano por varios motivos. Uno de ellos es que el tiempo disponible para la realización de tareas se incrementa, pero la mayor parte de las personas no realiza el esfuerzo necesario para organizarlo correctamente. Y otro factor que influye es el grado de distracción al que estamos sometidos (como la tecnología) y la motivación que tengamos para alcanzar nuestras metas”, explica Pau Rodrigo Millán, experto en desarrollo personal y productividad e instructor en Udemyla plataforma de aprendizaje y enseñanza online líder en el mercado. 

Para superar estos obstáculos, Udemy, en colaboración con Pau Rodrigo Millán, presenta los cinco consejos para aumentar nuestros niveles de productividad este verano:

1. Define qué es lo que quieres conseguir. Pocas metas, pero específicas.

Si quieres que algo ocurra, tienes que establecer el qué y materializarlo: puedes escribirlo en un cuaderno, en el tablón de tu despacho o en un papel con imanes en el frigorífico. Lo importante es tenerlo a mano, que le puedas dar seguimiento y recordar. Esa meta, además, tiene que tener una fecha límite: ¿cuándo queremos que se produzca el resultado? Para ello, lo recomendable es establecer un plan de acción para ejecutar la tarea en cuestión, lo que nos permitirá mantener un buen ritmo de productividad. Asimismo, también es clave no fijarse demasiados objetivos, sino establecer metas realistas y realizar solo lo verdaderamente importante.

2. Enfócate en lo que estás haciendo y elimina las distracciones.

Olvídate de la multitarea y del ir haciendo una cosa mientras haces otra. Pon tu tiempo y tu atención en la actividad más importante que tienes entre manos. Y cuando se trata de distracciones, es conveniente trabajar en un espacio adecuado para mantener esa atención. Por ejemplo, si estás dedicando unas horas a trabajar desde el apartamento donde sueles ir de vacaciones, trata de trabajar en un entorno aislado y libre de distracciones (sin familiares o amigos, alejado de dispositivos electrónicos tentadores). De hecho, según un estudio de Udemy Business1, el 86% de los trabajadores sufre problemas de distracción debido a la tecnología, lo que hace que sus niveles de productividad se vean afectados significativamente.

3. Programa tu descanso.

El descanso es esencial para la productividad. Descansar no es no hacer nada, sino dedicarse a actividades que exigen menos esfuerzo o un esfuerzo diferente, que nos relaje y nos ayude a desestresarnos. Como apunta el experto en desarrollo personal Pau Rodrigo Millán, un buen consejo para desconectar del trabajo es crear una lista mental bajo el nombre de “Lo pensaré mañana”, con esos problemas o cuestiones que nos rondan la cabeza y que impiden que nos concentremos en el descanso y que este sea productivo.

4. Aprende a decir que no.

Elegir es renunciar. Si eliges ser productivo, tendrás que decir que no a muchas otras actividades. Por ejemplo, las propuestas o requerimientos de otros que te desvían de tus metas o los planes atractivos (y más en verano), pero que entran en conflicto con las metas que nos hemos propuesto alcanzar. Otras veces se trata incluso de peticiones de ayuda externas, en ocasiones realizadas por comodidad. Si persistimos en decir a toda petición que sí, la acumulación de tareas será cada vez más extensa, por eso es importante trabajar la comunicación asertiva y marcar unos límites para que las peticiones no entren en conflicto con nuestra productividad.

5.Establece rutinas y hábitos productivos

Somos producto de nuestros hábitos. La productividad mejora enormemente cuando incorporamos rutinas productivas y eliminamos aquellas que son improductivas. Por ejemplo, una rutina productiva beneficiosa en verano es realizar las actividades importantes para nosotros mismos durante las primeras horas de la mañana, como hacer ejercicio o meditar.

En esta parte es esencial también eliminar los hábitos improductivos, como, por ejemplo, consultar el email o las redes sociales al comenzar la mañana, lo que puede condicionar nuestro día. Es más recomendable dejar estas actividades de haber logrado lo que es importante para ti en ese día.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Has podido desconectar de verdad durante las vacaciones?
Absolutamente, no he mirado ni el móvil ni el correo de empresa
He desconectado bastante, aunque sí que he estado atento al correo
A medias, he tenido que trabajar algo enviando emails y haciendo alguna gestión pequeña
No he desconectado nada, he tenido que estar pendiente a diario
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2021 RRHHDigital