TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
En remoto, con flexibilidad de horarios, accesible... Así será el trabajo del futuro

La conciliación y flexibilidad en el trabajo será fundamental para poder alcanzar una calidad de vida y de salud mental adecuadas

POR RRHHDigital, 11:00 - 04 de Febrero del 2021
En remoto, con flexibilidad de horarios, accesible... Así será el trabajo del futuro

Hace poco más de un año, llegaban a españa las primeras noticias sobre la COVID-19. Lo que no podíamos imaginar es que algo más de un mes y medio después nuestro estilo de vida se vería afectado y cambiaría drásticamente, siendo quizás el principio del comienzo de una nueva era.

Y es que no sólo cambiaron nuestros hábitos sociales, la forma en la que invertíamos el tiempo libre, o incluso realizábamos actividades tan cotidianas como ir a la compra; también se vio afectado un aspecto fundamental de nuestro día a día: el trabajo. Desde entonces, llevamos viendo que el teletrabajo, esa modalidad alternativa que para algunas empresas era todavía un proyecto a largo plazo, ha llegado pisando fuerte, y para quedarse. Y en relación a esto también hemos aprendido que la necesidad de unas jornadas más flexibles y eficaces, donde uno mismo pueda gestionar su tiempo de trabajo a la vez que es capaz de conciliar vida personal y laboral, era tan deseado como necesario.

Según Aída Rubio, coordinadora del equipo de psicólogos de TherapyChat, plataforma líder en psicología online, “hoy en día la conciliación y flexibilidad en el trabajo son fundamentales para poder alcanzar una calidad de vida y de salud mental adecuadas. Entre los beneficios psicológicos que nos aporta, estaría la importante disminución de estrés que produce el ahorro de tiempo en traslados, sobre todo en grandes ciudades, y la culpabilidad y ansiedad por no lograr abarcar bien la vida personal. Como consecuencia, aumenta la motivación y el compromiso hacia la empresa, y todo esto se resume en una mayor satisfacción tanto personal como laboral”. 

Ante esta vía que se abre nos encontramos con varios retos. Por un lado, tal y como Adecco Group Institute ha publicado, algunos de los principales desafíos que tendrán que abordarse este año en el mercado laboral, son:

  • Liderazgo basado en la inteligencia emocional.
  • Mecanismos de flexibilidad que favorezcan la conciliación y competitividad de las empresas.
  • Modelos de retribución variables que premien el esfuerzo y la aportación de valor.
  • Visión diversa e inclusiva donde quepan todo tipo de talentos, y desarrollo del talento.
  • Transformación digital
  • Promoción de la salud para garantizar el bienestar y la salud integral de los trabajadores.

Respecto a este último punto, como plataforma dedicada a la psicología, en TherapyChat saben que las características y recursos personales del trabajador son claves para modular la adaptación entre la cultura organizacional, el ambiente desde el que se teletrabaja y su salud física y/o psicológica. Y este es un reto tanto personal (con el objetivo de lograr sacar partido a todas las ventajas del teletrabajo), como organizacional (para maximizar los recursos humanos). Así, desde TherapyChat nos comparten algunas de las características personales que hay que fomentar y cuidar en el trabajador:

  • Disciplina y autonomía: el teletrabajo exige de constancia, alto autocontrol para organizarse el trabajo sin apenas supervisión exterior, también para automotivarse, y capacidad para la toma de decisiones y resolución de problemas.
  • Organización y planificación del propio trabajo, pasando a cobrar más importancia la autoeficacia y el trabajo por objetivos que por horarios.
  • Adaptación al cambio.
  • Aptitud para trabajar en un medio de escaso contacto social, sin feedback continuo de compañeros, pero con la suficiente proactividad para buscar esa comunicación y favorecer el trabajo en equipo.
  • Con habilidades tecnológicas más allá de las necesarias para su trabajo.

Con todo ello, los aspectos básicos del trabajo del futuro deberán incluir: 

  1. Posibilidad de trabajar de forma remota. Así es, del modo en que estés más cómodo y trabajes mejor. Siempre y cuando se cuente con los medios técnicos para ello, dará igual si trabajas desde tu vivienda habitual, si prefieres tener la libertad de pasar temporadas en casas de amigos o familiares, o bien en algún lugar remoto donde siempre quisiste vivir pero no pudiste antes por estar atado a un lugar físico. El trabajo del futuro se verá recompensado de ofrecer esta flexibilidad a sus trabajadores, valorando de este modo más su eficacia que el cumplir porque sí con una estructura rígida laboral. Depositará así mayor confianza en el trabajador, lo que ayudará a que éste tome mayor responsabilidad y autonomía y aumente la estima en sus propias capacidades, fomentando también su desarrollo profesional. El trabajador por su parte ganará en calidad de vida al poder tener una mejor conciliación con su vida personal y mayor libertad para poder también llevar a cabo sus objetivos personales. 
  2. Posibilidad de trabajar sin horarios fijos. Si algo nos ha enseñado 2020 es que cada día cuenta, y que nuestros hábitos sociales, el tiempo en familia y los momentos para uno mismo importan, y mucho. No sólo por la parte evidente del disfrute sino para una mayor salud mental. Un modelo de trabajo que permita administrar de forma personal la carga y planificar el horario y las tareas, repercutirá en un mayor equilibrio vital del trabajador entre responsabilidades laborales, compromisos sociales, y otras actividades; y la empresa estará ganando un trabajador más eficiente, con menor absentismo laboral y más motivado.
  3. Foco en la pasión por lo que haces. Muchas veces nos vemos envueltos en modelos de trabajo que, más allá de la actividad que nos apasiona, traen consigo otro tipo de tareas para nada gratificantes. La apuesta por modelos en los que el trabajador pueda centrarse única y exclusivamente en su actividad principal, asegurando de ese modo su bienestar y satisfacción, será de vital importancia.
  4. Desarrollo y crecimiento. Tan importante es sentir pasión por lo que hacemos, como percibir un desarrollo y crecimiento a medida que avanzamos dentro de la compañía. Empresas que apuesten por la formación, espacios de debate y cooperación entre áreas y compañeros, serán las que se adapten al trabajo del futuro, más teniendo en cuenta que este tipo de acciones serán claves para, desde el teletrabajo, fomentar la cohesión del trabajador con la empresa. 
  5. Valores y propósito de marca. De nada sirve sentir pasión por tu profesión si no existe una alineación e identificación con los valores y propósito de marca que sigue la compañía. Este es uno de los retos más importantes al que tendrán que enfrentarse las empresas. Un trabajador que no comprende o no comparte los valores de la empresa, es un trabajador hastiado que siente que ha tocado techo. Pero un trabajador alineado con la empresa y que cree en ella, vale por dos.
  6. Feedback y open approach. Porque nadie dijo que siempre haya que estar de acuerdo con todo, ni que sea bueno. Tener la libertad de sugerir cambios, saber que te escuchan y poder recibir feedbacks constructivos sigue siendo una de las tareas pendientes de muchas compañías. Trabajar para conseguirlo será una de las claves del éxito.
  7. El poder de la tecnología. Sin duda, uno de los aspectos fundamentales donde las empresas deberán invertir sus recursos. A lo largo del 2020 hemos visto cómo las modalidades de negocio online han crecido y se han encontrado en un punto de ventaja frente a otros de modalidad tradicional.
  8. Cuidado especial del trabajador. Si la adaptación entre este modelo de trabajo del futuro y los recursos personales del trabajador fracasara, la primera consecuencia para el trabajador sería el estrés, al tener que realizar un sobreesfuerzo importante que contrarreste su carencia de recursos personales para esta tarea en concreto. Hay un tipo de estrés sobre el que debemos prestar especial atención en este caso, el “tecnoestrés”, que ocurre por una mala planificación del trabajo y una incorrecta separación entre vida laboral y personal. Se puede identificar por señales como extender de más las jornadas o no poder desconectar la mente del trabajo. Finalmente, si a esto le sumamos un trabajador con poca confianza en sus propias capacidades para organizar y ejecutar su trabajo de forma autónoma y con poca supervisión, podríamos llegar al extremo del síndrome de burnout. Así pues, un reto clave para la organización del futuro es comprender y ofrecer al trabajador las herramientas para adaptarse.

 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo ha gestionado tu empresa casos de coronavirus o posibles contagios?
Perfecto, ha tomado las decisiones correctas
Bien, nos ha mandado a teletrabajar
Mal, lo hemos tenido que gestionar los afectados
Fatal, ha puesto incluso impedimentos para cumplir con las indicaciones sanitarias
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital