TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
¿Por qué es mejor el coworking frente a trabajar desde casa?
POR RRHHDigital, 12:15 - 22 de Octubre del 2020
¿Por qué es mejor el coworking frente a trabajar desde casa?

A raíz de la situación sanitaria que nos está tocando vivir, cada vez son más numerosas las empresas que deciden implantar un sistema de teletrabajo. No nos referimos a algo temporal, sino a un modelo de empleo a largo plazo. Ello es de agradecer por parte de la mayoría de profesionales, quienes ven dicha alternativa con muy buenos ojos. 

Sin embargo, algunas personas se muestran un tanto reacias a trabajar desde casa. Para todas ellas existe una opción muy a tener en cuenta. En efecto, hablamos del coworking

Otras tantas están indecisas sobre la alternativa por la que optar. ¿Eres una de ellas? En tal caso has de saber que el trabajo desde el domicilio cuenta con una serie de ventajas, aunque son más cuantiosas las que proporciona el coworking, las cuales describiremos a continuación.

Socialización

Evitar desplazamientos es plato de buen gusto para la mayoría de individuos, aunque tiene sus inconvenientes. Ni en el transporte público ni, por supuesto, en el lugar de trabajo se lleva a cabo ningún tipo de interacción con otras personas. 

No hay que olvidar que el ser humano es un animal social. Necesita constantemente entablar comunicación con otros individuos, lo cual es complicado si se trabaja íntegramente desde casa. Todo cambia al optar por el coworking. 

Desde el personal presente en la recepción hasta aquel que sirve platos en la cocina e incluso el resto de individuos que hacen uso del mismo espacio de coworking, las interacciones son muy frecuentes

Ello da pie a decir adiós por completo al aislamiento social. Es de agradecer enormemente sobre todo ahora que venimos de un confinamiento que fue muy duro y que, tal vez, en un futuro vuelva a decretarse si la pandemia sigue avanzando a este ritmo. 

Por otra parte, conviene destacar que tarde o temprano la socialización puede convertirse en una herramienta idónea para el networking. Es decir, independientemente del sector al que pertenezcas, será habitual que coincidas con otros profesionales del mismo ámbito. 

Gracias a ello tendrás la posibilidad de ampliar tu círculo de contactos e incluso disponer de más oportunidades a nivel laboral en un futuro.

Ahorro en muebles

Cierto, trabajando desde casa no tienes por qué invertir en vestuario. ¡Incluso puedes realizar tus labores en pijama! Todo un lujo, ¿verdad? Sin duda, pero no te olvides de que dichas acciones han de realizarse de manera confortable y profesional.

Así pues, acondicionarla con muebles acorde al trabajo que desempeñas es crucial. Para una compañía especializada en coworking ya de por sí supone una considerable inversión el hecho de amueblar una oficina, aunque acaba amortizándose. 

Precisamente comprar mobiliario por lotes se traduce en una serie de descuentos que agradecen en estos negocios. Todo lo contrario sucede al amueblar un despacho de tu casa

En líneas generales tanto las sillas cómodas como los escritorios amplios suponen desembolsos considerables. A ello hay que sumar otras inversiones a efectuar como la adquisición de impresoras y los correspondientes cartuchos o tóneres.

Independientemente del tiempo que pretendas destinar a teletrabajar, en términos económicos gracias sobre todo al ahorro en mobiliario que supone, acaba convirtiéndose en una mejor opción la del coworking. 

Separación del espacio doméstico y profesional 

No en todas las casas es posible habilitar un despacho que esté completamente separado del resto de la casa. Algunos teletrabajadores hogareños acaban ubicando el escritorio en el salón o incluso en el dormitorio. De hecho, algunos directamente trabajan con el ordenador portátil en el sofá o la cama

Según los psicólogos, a corto plazo puede ser una buena alternativa si no hay más opciones, pero con el paso del tiempo termina derivando en problemas, ya que la mente del individuo no desconecta al cien por cien.

Todo el entorno del domicilio acaba siendo visto como un espacio habilitado para el trabajo. Por ende, no es posible evitar pensar en las labores del día siguiente, así como en problemas surgidos a lo largo de la jornada anterior.

Como es menester, al acudir a un espacio de coworking este problema desaparece por completo. La desconexión es total tras abandonar las instalaciones habilitadas con el único fin de trabajar en ellas. Tras regresar al hogar se evidencia un reposo absoluto con el que se recupera la persona tanto física como mentalmente.

Mayor productividad 

Una de las mejores ventajas del coworking guarda relación con la productividad. La misma se ve mermada al trabajar desde casa, puesto que las interrupciones y los despistes son constantes. Ello no es de extrañar, ya que no se trata de un espacio diseñado específicamente para trabajar.

Por el contrario, en una oficina de coworking la concentración es máxima. Desde que el individuo se sienta y da comienzo a su sesión laboral con el equipo informático, no interrumpe la jornada. De esta manera aprovecha al cien por cien las horas que pasa en dichas instalaciones.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital