TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Xavier Ballesteros, director de Marketing Cambridge English Language Assessment España
Cómo prepararse para comunicar en inglés en un mercado globalizado
POR Xavier Ballesteros, director de Marketing Cambridge English Language Assessment España, 00:00 - 07 de Noviembre del 2013

Recursos Humanos RRHH Digital El mundo de los negocios habla inglés. Esto es así hasta el punto de que no solo las negociaciones con clientes y proveedores en un entorno multinacional se realizan preferentemente en inglés, sino que muchas empresas que provienen de países no angloparlantes han adoptado este idioma en sus procesos internos. El inglés es la lingua franca de los negocios del siglo XXI en un mercado globalizado y enfocado a la exportación.

Tanto los que pretenden acceder al difícil mercado de trabajo actual como los que, dentro ya de él, se enfrentan a nuevos retos caracterizados por la internacionalización de la actividad de las empresas, se encuentran a menudo ante el muro del idioma. Prepararse correctamente para comunicar en inglés en un mercado globalizado requiere tiempo y herramientas pedagógicas y de evaluación adecuadas.

Y la exigencia es cada vez mayor. Ya no es suficiente con saber decir algunas frases de cortesía y responder a preguntas sencillas; el entorno actual demanda profesionales capacitados para salir airosos de negociaciones con un alto nivel de presión y de comprender y redactar documentos complejos. ¿Cómo se consigue esto?

En primer lugar, hay que saber que el estudio del inglés, de hecho de cualquier idioma, tiene que incluir cuatro habilidades: expresión y comprensión oral y expresión y comprensión escrita. Todas ellas se complementan. Muchas veces se piensa que con “defenderse” con el lenguaje escrito es suficiente pero, si se quiere dar un paso adelante en la evolución profesional, tarde o temprano habrá que enfrentarse al lenguaje oral. Más aún hoy en día, que las nuevas tecnologías han hecho de las conexiones a distancia de voz y vídeo algo habitual.

La adquisición de estas habilidades pasa por el estudio, la inmersión lingüística –que no significa necesariamente trasladarse a un país angloparlante, también es importante no perder oportunidades de escuchar inglés en la televisión o buscar ocasiones para hablar en este idioma…-, la constancia en la práctica del idioma, la elección de clases dinámicas en las que se practiquen todas ellas, etc.

En segundo lugar, lo ideal es que los frutos de este esfuerzo se vean reflejados en una prueba objetiva que ofrezca una idea exacta del nivel lingüístico adquirido en las cuatro habilidades mencionadas. Entra aquí la certificación como una herramienta imprescindible no solo para evaluar los progresos personales, sino también para mostrar a terceros –empleadores, socios…- las capacidades exactas en el dominio de una lengua.

Dentro del mundo de los negocios, el desarrollo de certificados de idiomas capaces de dar respuesta a las necesidades de las organizaciones empresariales ha evolucionado enormemente en los últimos años. Ya sea a través de certificados de carácter general o centrados en las características propias del lenguaje empresarial, se trata de un gran apoyo tanto para quienes deseen acceder a un puesto de trabajo o a una promoción como para que los departamentos de RRHH se muevan en terreno seguro a la hora de evaluar a sus candidatos.

Un buen ejemplo es BULATS, siglas en inglés de Business Language Testing Service o Servicio de Evaluación de Idiomas para los Negocios. Los test BULATS han sido desarrollados por las más prestigiosas entidades de evaluación del mundo: Cambridge English Language Assessment, departamento de la Universidad de Cambridge, para el inglés; la Universidad de Salamanca para el español; la Alliance Française para el francés; y el Instituto Goethe para el alemán.

BULATS provee a los departamentos de Recursos Humanos y de Formación de las empresas de un acceso rápido y fácil a unas pruebas globales para medir las habilidades del lenguaje en su propio centro de trabajo. Las compañías que usan BULATS en una escala global para evaluar candidatos a través de los seis niveles del MCER pueden probar con exactitud las habilidades de los mismos y, lo más importante para el negocio, éste indica los puntos clave de los niveles del MCER frente a las necesidades reales en el centro de trabajo. Asimismo, BULATS también permite medir los resultados de los cursos de formación en lengua extranjera en el entorno laboral de la propia empresa, evaluando los progresos y las metas alcanzadas por parte de los empleados.

Al mismo tiempo, comienzan a surgir exámenes enfocados a necesidades específicas de sectores como la medicina y la educación, que presentan un alto grado de internacionalización y de exigencia de dominio de idiomas. Es el caso, por ejemplo, de los test específicos para profesores, entre ellos, el TKT CLIL (Teaching Knowledge Test) enfocado a los docentes que enseñan diferentes materias curriculares en inglés, y OET (Occupational English Test) que evalúa el lenguaje relacionado con la medicina, ambos de Cambrigde English Language Assessment. Este tipo de exámenes tiene un amplio recorrido de futuro en otros sectores igualmente globalizados para asegurar una evaluación a la medida en el mundo de la empresa.

RRHH Digital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital