24 de febrero de 2024

El ingenioso hidalgo Don Ceo del Mercado

ARTÍCULO GANADOR DEL 7º PREMIO LITERARIO RRHHDigital.com

En algún lugar del mercado, de cuyo posicionamiento no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que emprendía un hidalgo empresario de los de ideas brillantes, buen ojo para las oportunidades y valentía para los negocios.

Es, pues de saber, que este sobredicho hidalgo empresario, los ratos que estaba trabajando –que eran los más del año-, se daba por emprender negocios con tanta afición y gusto por los asuntos de finanzas y de penetraciones de mercado, que olvidó casi de todo punto qué ha de valorarse en las personas.

En estando en un punto de estancamiento, pues sus asuntos no daban por marchar como debieran, dio por buscar quien atendiera a las personas de su empresa, pues era está, como ya se ha comentado, la virtud no hallada entre sus innumerables competencias y por consiguiente la única que podía estar parando su encomienda.

En este tiempo solicitó don Ceo, que así se llamaba el hidalgo empresario, a un gestor de personas vecino suyo. Tanto le dijo, tanto le persuadió y prometió, que el pobre villano se determinó de salirse con él y servirle de escudero. Decíale, entre otras cosas, don Ceo que se dispusiese a ir con él de buena gana porque tal vez le podía suceder negocio que ganase y le dejase a él de “exco” de aquello. Con estas promesas y otras tales, el gestor de personas, dejó su empresa y marchó como escudero de su vecino.

Dio luego Don Ceo orden en buscar dineros y, visitando a un banco aquí, y viendo a algún inversor allá, llegó a una razonable cantidad. Y se dispuso a impulsar su negocio, avisando a su escudero del inicio del proyecto, y dándole orden de ponerse en camino en eso de contratar a personas.

En esto, descubrieron treinta o cuarenta contactos que había en la agenda de Don Ceo, y así como Don Ceo los vio, dijo a su escudero:

El negocio va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Gestor, donde se descubren treinta, o pocos más, estupendos líderes, con quienes pienso hacer dinero; que ésta es buena guerra.

-¿Qué líderes? –dijo el gestor de personas.

-Los nombres escritos aquí –respondió Don Ceo- los del talento.

-Mire vuestra merced –respondió el gestor de personas- que estos nombres escritos en la agenda no son líderes, sino amigos, y lo que en ellos parece talento bien pudiera ser sólo talante, que estar cómodo con ellos, sólo implica existencia de confianza y no de competencia. Que si bien la confianza es necesaria no es suficiente para emprender venturas.

-Bien parece –respondió Don Ceo – que no estás cursado en esto de los negocios: ellos son líderes; y, si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en el mercado.

Y, diciendo esto, dio de espuelas a su negocio, sin atender a las voces que su escudero Gestor le daba, advirtiéndole que aquellos con los que iba a acometer su batalla eran simples conocidos

y no líderes refutados, y que la afinidad no tiene que ver con el desempeño. Pero él iba tan puesto en que eran líderes, que ni oía las voces de su escudero, ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes iba diciendo en voces altas:

– Prepárate mercado que llega una tremenda empresa con grandes líderes que habrá de conquistar a la clientela y dejar atrás a la competencia.

Con la campaña de publicidad en ristre, arremetió a todo el galope contra el mercado, y estando el negocio gestionado con tal desatino, que la empresa se hizo pedazos, llevándose tras de sí a Don Ceo y a los “lideratos”. Acudió el gestor de personas a socorrerle, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que se dio contra el mercado.

-¡Válame Dios! –dijo el gestor de personas-. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase lo que hacía, que no eran líderes, sino amigos?

-Calla, amigo gestor de personas –respondió don Ceo-; que las cosas de los negocios, más que otras, están sujetas a las fluctuaciones del mercado y al capricho de la clientela; cuanto más, que yo pienso, son las circunstancias externas quienes han confabulado para convertir la oportunidad en barrera, y llevar al traste a nuestra encomienda.

-Dios lo haga como puede- respondió el gestor de personas.

Y, ayudándole a levantar, tornó a subirle sobre el negocio, que medio ruinoso estaba. Y en hablando tranquilamente, siguieron camino hacia el “triunfo” pues aún no debía de ser descartado, más cuando la encomienda que llevaban entre manos era buena. Mientras en su fuero interno barruntaba como podía hacerle entender a aquél, la confusión habida entre llevarse bien y hacer las cosas bien; que si bien era entendible y de humanos caer en estos errores, debía ser de sabios enmendar fallos y confusiones, que en los mercados se triunfa con buenas ideas y correctas gestiones; y que trabajar debían con las cosas internas, que si bien el entorno afecta y debe observarse, sólo lo propio es controlable.

Begoña Pérez Ruiz

Con todo mi cariño a esas personas que como yo aman eso de gestionar personas, a esas visionarias y visionarios que ponen en marcha sus ideas y a quienes tienen a bien eso de probar, equivocarse, levantase y aprender.

Con mis disculpas a mi agradecimiento a Don Miguel de Cervantes.

El 7º Premio Literario RRHHDigtal.com está patrocinado por:

 

Sección patrocinada por

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

2 comentarios en «El ingenioso hidalgo Don Ceo del Mercado»

  1. Hemos pasado un buen rato leyendo el artículo y comentando que «en eso estamos» : equivocarnos, levantarnos y aprender a hacerlo bien y llevarnos bien. Nos ha encantado 🙂
    Muchos besos!!
    ¡¡¡Enhorabuena Begoña!!!

  2. Me ha encantado tu relato; divertido original y muy cierto. Que preciado don ese de la creatividad. Ojalá mas personas en puestos de RRHH lo gestinaran y por cierto estoy totalmente de acuerdo contigo en esa otra virtud tan importante como es el sentido del humor; sin el como entenderiamos el mundo. Mi mas sincera enhorabuena!!!! espero leer muchos más.

Los comentarios están cerrados.

Lo más leído
Los lectores Opinan


¿Cuál es la prioridad para atraer y fidelizar a la Generación Z?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...

Registro a nuestro boletín






AGREGUE LA DIRECCIÓN NORESPONDER@RRHHDIGITAL.COM A SU LISTA DE CONTACTOS O LISTA BLANCA DE CORREO PARA EVITAR EL SPAM

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, "LOPD"), EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL., le informa de que los datos de carácter personal que nos ha proporcionado mediante la cumplimentación de cualquier formulario electrónico que aparece en nuestras Web Site, así como aquellos datos a los que EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. acceda como consecuencia de su navegación, de la consulta, solicitud o contratación de cualquier servicio o producto, o de cualquier transacción u operación realizada a través de las Webs de nuestro grupo editorial EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL., serán recogidos en un fichero cuyo responsable es EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. provista de CIF B86103140 con domicilio a estos efectos en Calle Comandante Franco, 24 28016, Madrid. Con carácter general, los datos de carácter personal que nos proporcione serán utilizados para atender sus solicitudes de información, así como informarle sobre nuevas actividades, productos y servicios de EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. Aquí puede leer nuestro aviso legal y política de privacidad.

rrhhdigital