TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Pau Hortal, Consejero Delegado en Alius Modus
El único futuro posible
POR Pau Hortal, Consejero Delegado en Alius Modus, 01:15 - 21 de Abril del 2014

 

scribí en mi blog en Septiembre del 2008 un post titulado “creatividad y desarrollo social”. En él formulaba la afirmación de que el desarrollo de la creatividad en las organizaciones era uno de los elementos claves para su éxito. 
Decía también que si el capitalismo se ha convertido en el modelo universal de organización social es porqué es el único medio que permite el impulso a la creatividad individual gracias a que crea los estímulos suficientes para su desarrollo. Lo que hoy sabemos es que el proceso competitivo básico en el sistema capitalista (a pesar de todas sus ineficiencias) se ha demostrado como él mejor para impulsar la creación de nuevas ideas, la experimentación permanente, y el refuerzo de la iniciativa de los individuos.
Y afirmo todo esto cuando acaba de celebrarse en Barcelona la edición 2014 del Mobile World Congress.
La causa fundamental del fracaso de los sistemas “socialistas” en la economía es que el control del Estado es un freno para la creatividad individual. Lamentablemente este control genera un menor compromiso individual y una menor inversión y motivación para el desarrollo personal.
Muchas veces, y esta no es más que una muestra más, conceptos teóricamente válidos y consistentes resultan de aplicación imposible cuando incorporamos el factor humano.
Una de las mayores virtudes del sistema capitalista es su capacidad para entrelazar permanentemente recompensas explicitas a la creatividad y a la iniciativa individual. El sistema no consiste únicamente en los incentivos económicos, sino que es capaz de mezclar estos incentivos con otro tipo de motivaciones que facilitan la innovación en beneficio de la humanidad.
Sin embargo el elemento “social” no es necesariamente innato al sistema capitalista que genera desigualdades sociales que es necesario corregir. De ahí la importancia y la transcendencia del desarrollo de la Responsabilidad Social Empresarial. Somos seres contradictorios y evidentemente hemos construido un modelo social que también lo es. Sin embargo si que hemos aprendido (aunque a veces no lo parece) que no se trata de destruir lo que se ha mostrado como fundamento clave para la evolución y el desarrollo de nuestra especie.

Escribí en mi blog en Septiembre del 2008 un post titulado “creatividad y desarrollo social”. En él formulaba la afirmación de que el desarrollo de la creatividad en las organizaciones era uno de los elementos claves para su éxito. 

Decía también que si el capitalismo se ha convertido en el modelo universal de organización social es porqué es el único medio que permite el impulso a la creatividad individual gracias a que crea los estímulos suficientes para su desarrollo. Lo que hoy sabemos es que el proceso competitivo básico en el sistema capitalista (a pesar de todas sus ineficiencias) se ha demostrado como él mejor para impulsar la creación de nuevas ideas, la experimentación permanente, y el refuerzo de la iniciativa de los individuos.

Y afirmo todo esto cuando, hace algo más de un mes, se ha celebrado en Barcelona la edición 2014 del Mobile World Congress.

La causa fundamental del fracaso de los sistemas “socialistas” en la economía es que el control del Estado es un freno para la creatividad individual. Lamentablemente este control genera un menor compromiso individual y una menor inversión y motivación para el desarrollo personal.

Muchas veces, y esta no es más que una muestra más, conceptos teóricamente válidos y consistentes resultan de aplicación imposible cuando incorporamos el factor humano.

Una de las mayores virtudes del sistema capitalista es su capacidad para entrelazar permanentemente recompensas explicitas a la creatividad y a la iniciativa individual. El sistema no consiste únicamente en los incentivos económicos, sino que es capaz de mezclar estos incentivos con otro tipo de motivaciones que facilitan la innovación en beneficio de la humanidad.

Sin embargo el elemento “social” no es necesariamente innato al sistema capitalista que genera desigualdades sociales que es necesario corregir. De ahí la importancia y la transcendencia del desarrollo de la Responsabilidad Social Empresarial. Somos seres contradictorios y evidentemente hemos construido un modelo social que también lo es. Sin embargo si que hemos aprendido (aunque a veces no lo parece) que no se trata de destruir lo que se ha mostrado como fundamento clave para la evolución y el desarrollo de nuestra especie.

 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital