TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Daniel Jaén Arenas, responsable RRHH y Seguridad de Darégal Ibérica
'HR Lovers', finalista del XIII Premio Literario RRHHDigital
POR Daniel Jaén Arenas, responsable RRHH y Seguridad de Darégal Ibérica , 00:01 - 30 de Junio del 2022
'HR Lovers', finalista del XIII Premio Literario RRHHDigital

“En España todo el mundo sabe de lo laboral y, además, es entrenador de fútbol” le indicó Paco a un neófito en la profesión, ávido de consejos y recomendaciones para iniciarse en el mundo de los Recursos Humanos, y- continuó Paco- cuando antes te enteres, mejor para ti” rematando así lo anteriormente indicado con un tono cariñoso y de protección aleccionador.

Paco sabía, por su contrastadísima experiencia acumulada, que la profesión de dirección y gestión de Personas tiene, tanto una parte “hard” (la parte dura, representada por las efervescentes y, a veces, engorrosas, relaciones laborales) como una parte “soft” (la parte “blanda”, la de hacer crecer a la par, tanto a la organización como a las personas que la componen) por lo que cualquier persona que quisiera desarrollarse profesionalmente en ésta, tenía y debía de dominar primero la parte “hard” (la parte dura) antes de dominar la parte “soft” (la parte blanda).

En el camino del dominio de la parte “hard”, además, se estará permanentemente fiscalizado en cualquier decisión individual o colectiva, personal o telemática, que se realiza desde el Dpto RRHH. Esta fiscalización viene representada metafóricamente por el-la “cuñado” (o similar) de la Persona que recibe tal comunicación o decisión. El “cuñado” es aquella persona humana que siempre conoce a alguien, o que vivió en primera persona en el año de “María Castaña”, una experiencia “igualita” a la suya (sin que el cuñao conozca exactamente el asunto, pues, con apenas tener un par de notas del asunto, ya lo conoce perfectísimamente) y que, afirmando categóricamente y sin tener un atisbo de duda, el “cuñao” indica que “lo que te ha dicho el tipo de RRHH es erróneo y, si no es erróneo, te están engañando”… puesto que la respuesta buena y correctísima es la del “cuñao”. Sentenciando y generando, a la vez, una enorme duda en la confianza de su interlocutor hacia el Dpto RRHH.

El “Cuñao” es capaz, además, de darte el pronóstico de resultado del próximo partido de tu equipo, o de analizar el por qué se equivocó el entrenador-a en los cambios del partido de la jornada anterior, en el que su/tu equipo, además, perdió (o perderá) estrepitosamente por no haber realizado o ejecutado lo que acaba de decir el “cuñao”…. Todo un-a Crack!!.

Con el tiempo descubres que sí, que el-la “cuñao-a” siempre tiene ALGO de razón en cada uno de sus planteamientos y que lo que te hace a ti (neófito de la profesión) es querer ser mejor en lo tuyo, puesto que te obliga, permanentemente, a estar informado-a, estudiado-a, formado-a, actualizado-a, en todo aquello que aprendiste en tu formación base en torno a las Relaciones Laborales, para poder así alcanzar, con mucha perseverancia y resiliencia, el dominio de la profesión, es el nivel “cuñao-a”. G-R-A-C-I-A-S por hacernos mejores profesionales.

Y cuando has llegado al nivel “cuñao” , dominas la parte “hard”, y cuando dominas la parte “hard, es cuando ya se visualiza al HR Lover.

Cuando se llega a tener la mencionada visualización, muchos-as indican que entras como en un trance místico comprensivo en el que sientes que te encuentras preparado-a para llegar al siguiente nivel, el nivel HR Lover, que representa el inicio del dominio de la parte “soft” de la profesión de los Recursos Humanos. El nivel HR Lover es aquel nivel en que consideras que puedes, y debes, ayudar a las personas que integran (o van a integrar) una organización a

crecer profesionalmente. Tu objetivo es enamorar, persuadir, influenciar a estas personas para que sepan que tu labor, dentro del Dpto Recursos humanos, Dpto Dirección de Personas, Dpto Bienestar y Felicidad, o Dpto. llámalo X, es rematadamente esa, la de ayudar a las personas dentro de una organización a crecer y que la organización crezca con ellas en una simbiosis de enamoramiento mutuo, es el HR Lovers.

El HR Lovers, significa la fidelización del capital humano, es la marca empleadora, es que las personas pongan en valor a la organización y que la organización sepa enamorarlas, atrayéndolas y comprometiéndolas pues, quien no quiera estar en la organización, por el motivo que fuera o fuese, simplemente, tarde o temprano, saldrá de la organización.

¿Y cómo se consigue esto del enamoramiento –el HR Lovers-? Y sabiendo previamente que, con cualquier “patinazo” o despiste, puede llegar al des-enamoramiento. La receta, como la vida misma (seguimos siendo personas) y tiene varios frentes para trabajarlos sin descanso:

  • Ser atractivo-a para las personas que no están: sin duda, la mejor publicidad es la que te hacen las personas que están dentro de tu propia organización, cuídalas!!, siendo éstas los-as “celestinos” para atraer a otras personas a la organización y, si nos echan una mano loss de marketing, genial!!;
  • Saber decir quién eres en los primeros compases de la relación: identificando el “on boarding” como una buenísima herramienta para superar el momento crítico en el que las Personas y las organizaciones, tienen y deben de conocer sus VALORES, la razón de ser y de estar, para superar el periodo de prueba que tienen ambos y apostar por la continuidad de la relación que acaban de iniciar, es el “alineamiento” de la relación;
  • Mantener la “llama” con una comunicación fluida y constante: es la comunicación interna a diferentes niveles, sabiendo identificar por ambas partes las líneas de comunicación formales e informales, respetándolas y que garanticen, a su vez, una comunicación veraz, segura y transparente;
  • Saber resolver los conflictos –individuales o colectivos- con madurez: la madurez organizacional se mide, precisamente, en cómo es capaz de resolver y superar sus conflictos;
  • Saber valorar de forma justa a las personas y que estas valoren a la organización de la misma manera: ni más ni menos, es la aplicación de la Justicia Social igualitaria, tanto en el ámbito colectivo como el individual, mediante una valoración del desempeño y por valores en la que el individuo se motive y desarrolle profesionalmente en la organización, y cuyo resultado repercuta en un salario justo, económico y emocional, en una simbiosis tridimensional para mantener el enamoramiento;
  •  Saber identificar las necesidades de desarrollo dentro de la relación pues, el estancamiento, supondrá la falta de evolución de la misma: el convencimiento de desarrollo –alejándose de la zona de confort- así como la detección –acordada- de necesidades de desarrollo es de vital importancia para que la relación evolucione;
  • La seguridad y bienestar es básico en esta relación: en una relación tiene que haber un ambiente, no sólo seguro para la integridad física del individuo –que es básico- si no que, además, un ambiente en que las personas se sientan bien en la misma pues, tener un clima adecuado supone el estar “agustito”. El ámbito laboral supone, en la mayoría de las ocasiones, una parte importantísima del tiempo de tu propia vida, es por ello que es sano para todos-as tener –o procurar al menos- un buen clima en la relación y disponer de una conciliación suficiente, equilibrada y admisible entre lo que te ocupa y lo que te preocupa (la vida personal y profesional) pues, como sabemos todos-as, si tenemos una relación tóxica, la relación, tarde o temprano, terminará;
  • La apuesta de mantener la relación, tiene y debe de ser mutua: invertir por ambas partes para mantener la relación es vital, si uno no quiere –mal vamos- si uno no invierte -la relación se irá estancando-. El estar en una organización que no invierte en seguridad, formación, bienestar, desarrollo, calidad, innovación, sostenibilidad,…, o si las personas que la integran no toman esa inversión como suya o no quieren estar en la misma –o si están, están a desgana- no hay relación que valga la pena;
  • Y, las “antenas”, permanentemente puestas: sin duda, tú no eres el mejor en lo tuyo, tienes y debes de aprender de los-as mejores, poner en duda tus prácticas de enamoramiento, no entrar en la endogamia organizacional o personal, las buenas prácticas debes de identificarlas, evaluarlas, adaptarlas para ti y los tuyos… “open mind” en la relación, son las ideas “trambólicas”.

Nuestras Personas, las Personas que la rodean (incluso a su “cuñao” como persona humana) o las posibles situaciones que le pudieran afectar (el ambiente tanto dentro como fuera de su organización) es el campo de trabajo para que los HR Lovers enamoren a aquelloss que quieran y puedan tanto de forma colectiva como de forma individual.

Éste es tu reto, tu challenge: Enamórate y enamóralos. 

Hazte HR Lover. 

 Fdo. Un permanentemente neófito de la profesión.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuál es el formato ideal para trabajar en julio y agosto
Trabajo 100% presencial sin reducciones
Jornada intensiva presencial
Jornada intensiva con flexibilidad
Teletrabajo total
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital