TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Pilar LLácer, Director Work of the Future Center en EAE Business School
'La última oportunidad para Recursos Humanos', finalista del 12º Premio Literario RRHHDigital
POR Pilar LLácer, Director Work of the Future Center en EAE Business School, 00:01 - 04 de Noviembre del 2021
'La última oportunidad para Recursos Humanos', finalista del 12º Premio Literario RRHHDigital

Recursos humanos ha sido acorralado por la tecnología, los Millenials y por último, un estilo de liderazgo con más resistencia al cambio que el material más duro. Y por si no fuera poco, llego un cisne negro en forma de pequeño virus, que adelantó de golpe el Futuro del Trabajo.

COVID19 nos ha sumergido de lleno en el mundo de lo virtual y de la transformación digital. Ya sea en el ocio o en el negocio, nuestros hábitos de consumo han mudado la piel de la presencialidad, por una solitaria pantalla. Si bien es cierto, hay todavía muchos trabajos que requieren un cara a cara o muchos jefes que se niegan a admitir la modalidad del Teletrabajo.

En el entorno laboral, la normalidad se ha suplido, intensificando el número de interacciones a distancia. Videollamadas, webinars online…han invadido nuestro día a día. Parece que si solo nos observa una pantalla, hay que trabajar más, o por lo menos, estar más tiempo conectados.

La pandemia y las restricciones al movimiento, han cambiado la relación de los empleados con los jefes, las oficinas y las empresas. Las incógnitas en torno al futuro del trabajo que se avecina son muchas, pero lo que queda claro es, que ahora es momento de revisar, no solo la modalidad en la que se lleva a cabo, sino sobre todo, el propio concepto de trabajo.

Queremos una vuelta a la normalidad cuanto antes, pero no estamos en una película y ese Regreso al Pasado, ya no va a ser posible. El modelo de crecimiento precovid basado en sectores como el Turismo y la Industria será prácticamente imposible, tanto por las previsibles restricciones a la movilidad, cómo por la tan temida automatización y la descarbonización vinculada a los Objetivos de Desarrollo sostenible. El futuro de trabajo se escribe con máquinas y personas, pero necesita un Talento extremo, no repetitivo y diferencial. Frente a la perfección de un algoritmo, para reinventarnos, es necesario poner a jugar a la creatividad en el escenario de lo digital y de la ética.

Después de más de un año, tenemos la certeza de que el ser humano, necesita la interacción social y el contacto. Eso es lo que nos hace humanos y más productivos. La soledad de la pantalla está erosionando el propósito del trabajo y demostrando, que trabajar significa no solo ser productivo, sino sobre todo, ser social. La pausa del café, el antes y después de las reuniones, generaban el espacio de confianza y compadreo, no siempre bueno, imprescindible para el avance de los negocios. Los vínculos de las conversaciones de los pasillos, que estaban fuera del registro horario, producían un impacto directo sobre el grado de compromiso y pertenencia de los empleados con las empresas.

Sin Embargo, las grandes organizaciones lo tienen claro, el Teletrabajo y las reuniones online tienen más beneficios que inconvenientes, y aunque haya jefes reacios a pensar que si no estás en la oficina no se trabaja, el empujón de la pandemia lo ha implantado definitivamente. La

situación de las medianas y pequeñas empresas en España, y que son las que configuran el tejido empresarial, es completamente diferente, no solo por el estilo de liderazgo y la cultura, sino por la falta de medios tecnológicos y la pesada carga del “esto siempre se ha hecho así, ha funcionado, para que lo voy a cambiar”

El Futuro del trabajo ya está impactado por los procesos de automatización y el cambio climático. Según las estimaciones del informe “The Future of Jobs 2020” del World Economic Forum, para 2025, la tasa de automatización de la fuerza laboral será del 47%, frente al actual 33%, mientras que los empleos desempeñados por seres humanos representarán el 53%, muy por debajo del 67% vigente. «La automatización y una nueva división del trabajo entre los seres humanos y las máquinas, desplazarán 85 millones de empleos en todo el mundo en empresas medianas y grandes, de 15 industrias y 26 economías». El trabajo no se está destruyendo, sino transformando muy deprisa en su forma y contenido.

Por otro lado, el cambio climático nos trae una transición del modelo energético, que va a impactar a todas las empresas, de todos los sectores, y por lo tanto, a todos y cada uno de los trabajos. Si sube la temperatura media en algunas ciudades, las restricciones a la movilidad serán mayores que las producidas por COVID19.

Tiene que ser de una vez por todas, el gran momento de Recursos Humanos, y tal vez, su última oportunidad de demostrar frente a los algoritmos, que su misión y visión no solo es hacer nóminas ni catálogos de formación. Es el momento para pararse a pensar en su propósito y en su esencia, y dejar de perseguir la pelota en una dirección aleatoria y sin rumbo. Es el momento de hacerse grandes preguntas:

¿Necesitamos más políticas o procedimientos o confiar en los empleados? ¿Qué significado tiene ir a la oficina para trabajar?

¿Es importante fomentar la marca personal de los empleados?

En entornos de incertidumbre y automatización, ¿Qué competencias son las más importantes? ¿La capacidad analítica o la creatividad?

¿Qué tiempo dejamos a los empleados para pensar e innovar?

¿Por qué no cambiar de una vez el estilo de Liderazgo, que sigue anclado en modelos de productividad del siglo pasado?

Y por último, elimina un tatuaje que envenena la sangre de muchos directivos y se llama “esto se ha hecho siempre así y además, funciona”.

Se ha pasado del aturdimiento producido por una crisis sanitaria mundial a una exaltación de los encuentros virtuales. Sin embargo, la pantalla ya está provocando hastío, tedio, aburrimiento. Y no solo es por la precaución de los contagios, sino por la inercia, peligrosa pseudofuerza que empuja al ser humano a no pararse a pensar y hacer las cosas de la misma manera.

No es el momento de hibernar ni de sobreactuar con la pantalla. Ha llegado la hora para Recursos Humanos de Espabilar, que significa, avivar y ejercitar el entendimiento, perder la timidez, salir del sueño, sacudirse la pereza y, por último, apresurarse o darse prisa en la realización de algo. La tecnología nos facilita poder trabajar o hacer reuniones de forma remota, pero este modelo aboca al ser humano a una soledad y pérdida del sentido de pertenencia que es fundamental, no solo para el compromiso, sino para hacer crecer los negocios de manera exponencial y sostenible.

Ha llegado la oportunidad para Recursos Humanos de reflexionar sobre el modelo de trabajo hibrido que queremos, más allá de los corsés de leyes, políticas y procedimientos, que estrangulan las iniciativas por la falta de personalización y flexibilidad. ¿Estás preparado?

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo ves la inclusión de personas con discapacidad en las empresas de nuestro país?
Genial, ya que las empresas apuestan por ello y creo que somos referencia en ese tema
Poco a poco las empresas van apostando por ello pero queda dar un pasito más
Mal, creo que tenemos mucho que mejorar
No creo que las empresas españolas apuesten por la inclusión de personas con discapacidad
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2021 RRHHDigital