TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
HR Hybrid Forum
Paco Hevia, director sénior de LLYC y consejero de empresas
Los 12 trabajos de Hércules (el CEO post COVID19)
POR Paco Hevia, director sénior de LLYC y consejero de empresas, 00:01 - 19 de Junio del 2020
Los 12 trabajos de Hércules (el CEO post COVID19)

La mitología griega y su adaptación romana nos nutre de conceptos básicos de nuestra cultura, y hoy retomaremos las aventuras del semidios Hércules, hijo de Zeus y de la humana Alcmena, para ilustrar los desafíos del CEO tras el COVID19. El CEO, cuyo poder emana del Consejo, tiene el reto de liderar a los gestores de la organización, los humanos, en su búsqueda de la gloria. Para redimir trágicos errores anteriores, nuestro personaje afronta los 12 trabajos que le llevarán a lograr la redención, la gloria y recuperar su estatus divino.

Centraremos los tres primeros retos en recuperarnos nosotros mismos.

El primero de los trabajos del CEO va a ser estrangular al irreductible león de Nemea. Irremediablemente vamos a necesitar recuperarnos a nosotros mismos, tras confinarnos en la “cueva personal”, necesitaremos acabar con nuestros demonios, tanto físicos como mentales, quitarnos la coraza que nos hemos puesto para defendernos del dolor que nos ha traído el COVID19 y retomar con renovadas fuerzas el liderazgo de nuestra organización.

Tras liberarnos, necesitaremos matar a la envolvente hidra de Lerna, y abandonar el aislamiento en el que nos encontramos. Debemos ir a buscar información real y cierta de cómo está la situación con nuestros stakeholders clave. Debemos salir, ir a verlos, preguntar, entender y comprender la nueva realidad que nos vamos a encontrar para así poder liderar a nuestros equipos.

Con el tercer trabajo, capturar a la veloz Cierva de Cerinea, el CEO logrará estar preparado para liderar por el storydoing y por storytelling a sus equipos. Revisar nuestra manera de trabajar en el día a día para ganarle al tiempo, centrarnos en nuestra función y delegar el resto en los equipos, empoderando a todos aquellos que vamos a necesitar para remontar la situación en la que nos encontramos.

Los tres siguientes trabajarán para aprovechar el momento en el que nos encontramos

En el cuarto reto, capturar vivo al destructivo Jabalí de Erimanto, nos debemos centrar en recuperar el propósito, ajustar la narrativa a la nueva realidad y trasladarla con claridad a todos los stakeholders para unirlos a nuestra organización. No hay nada más débil y fútil que una organización sin alma, que no es capaz de unir a sus stakeholders más allá del intercambio económico.

El humillante trabajo de limpiar los establos de Augías en solo un día, nos recuerda la importancia de bajar al barro y dedicar tiempo de calidad para movilizar a los equipos hacia un plan común. Impregnar de sentido de urgencia a los equipos del relanzamiento necesario para retomar el pulso de la organización, no es una tarea menor, es una tarea de especial relevancia ya que son el motor real de la empresa y necesitamos que se reactiven ya para aprovechar el momento.

Ser capaz de matar a flechazos a las amenazantes Aves del Estínfalo, nos permite crear momentos de la verdad, en el que el CEO es capaz de por su storydoing crear un storytelling creíble y convincente que ilustra la nueva manera de ser. Acabar con las Aves carroñeras que sobrevuelan nuestra organización es un gran reto que se puede lograr con la contundencia de los hechos.

En estos tres retos intentaremos adelantarnos a la realidad para tener ventaja competitiva.

En este momento es clave sintonizar los intereses de los Stakeholders con el día a día de tu organización. Para domar al toro de Creta que supone esta realidad, el CEO debe estar muy cerca del Consejo (como representantes de los accionistas), adelantarse a los cambios que propugnarán los reguladores y entender las claves que los financiadores van a tener en la mesa de las decisiones.

Tan importante es entender el hoy, como prepararse para mañana. Lograr robar las cuatro yeguas de Diomedes nos enfrenta a la oportunidad de, no sólo retar a la compañía a adaptarse al reto del COVID19, si no al nuevo reto que supone el activismo empresarial y lograr que la empresa sea parte de la solución a los retos globales que tenemos como humanidad, ya sea la emergencia climática, la desigualdad social, o generalizar la educación y la sanidad.

Liderar el cambio se convierte en la prioridad, para ello el CEO debe entender la importancia de hacerse con el mágico cinturón de Hipólita, convencer a la madre de las amazonas de que nos otorgue la capacidad de unir bajo nuestro ejemplo a todos las personas que necesitamos para conseguir nuestro reto es crítico en este momento. Es el momento de atreverse y liderar.

Este último bloque lo dedicaremos a centrarnos en la equilibrar la transformación y la ejecución excelente en el día a día.

En la dura travesía del desierto en la que nos encontramos para llegar a robar el ganado de Gerión, es relevante que nos centremos en gestionar con excelencia el día a día. La organización debe funcionar como un reloj ya que no debemos dedicar mucha atención en la rutina. Elimina lo que no aporte un valor real para el proceso de salir de esta crisis, y centra a todos los equipos en la eficiencia, para ser los mejores hoy, y en la innovación, para seguir siéndolo mañana.

Disponer de las manzanas doradas de la dicha que ofrece el jardín de las Hespérides es una gran manera de motivar a los equipos. Encontrar aquellas realidades que generan ilusión a los equipos y ser capaz de implantarlas en este momento ayuda mucho a impulsar la transformación de la organización. El trabajo flexible, la retribución por objetivos, la conciliación, la igualdad, o la integración generacional son buenos ejemplos de causas justas que motivan.

Para alcanzar el objetivo final, debemos superar el último reto y raptar al perro del inframundo, Cerbero, y enseñárselo al Consejo de Administración. Debemos ser capaces de demostrar la transformación que hemos implantado. El último gran reto es superar la última barrera de la gestión, probar a los representantes de los stakeholders que el logro se ha alcanzando, que hemos salido de la difícil situación en la que nos puso el COVID19 y que hemos salido reforzados. Sólo entonces Hércules podrá descansar de sus doce trabajos y alcanzar la divinidad buscada. 

Parece una obviedad, pero lo que se le pide a los CEOs siempre es una tarea hercúlea, más en este momento VUCA disrruptivo, que nos enfrenta a una realidad desconocida para todos.

No será fácil, pero será apasionante.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital