TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
HR Hybrid Forum
Alfonso Jiménez, experto en RRHH
Apuntes de una crisis inédita e inesperada
POR Alfonso Jiménez, experto en RRHH, 00:01 - 29 de Mayo del 2020
Apuntes de una crisis inédita e inesperada

Suena el teléfono. Jamás había sonado tanto el teléfono como en las once semanas que llevamos en una situación inédita como ha sido el confinamiento social para frenar la transmisión de este virus que vino de China. De repente, los habituales canales de la comunidad de negocios se cortaron. Visitas, reuniones de trabajo, encuentros, jornadas, desayunos, cafés, almuerzos, afterworks, cenas, cursos, congresos, conferencias, clases… ¡Todo se paró!

Y la necesaria vida social, esa que nos diferencia como especie, y que se expresa en el ocio y en los negocios, se tuvo que trasladar al mundo virtual, ese mundo que nos ha regalado la Tecnología desde hace relativamente muy pocos años con la confluencia de la Informática y las Telecomunicaciones. Y tuvimos que aprender a usar muchas herramientas colaborativas que antes apenas utilizábamos.

Y el teléfono se puso en marcha. Llamadas, videoconferencias, webinars, jornadas virtuales, cursos on-line, empezaron a ocupar el espacio dejado por el contacto social directo, nuestra agenda cambió, eliminamos desplazamientos inútiles y perdimos el contacto directo. Y el móvil no paraba, primero para preguntar si estábamos bien, después para comentar la situación y finalmente, para interrogar por unas soluciones que no eran evidentes.

Por mi actividad profesional de más de treinta años en el ámbito de las Personas y su Talento, he tenido la oportunidad de interactuar con muchos directivos en estas once semanas. Primero con desconcierto, después con cierta parálisis, luego con las necesarias respuestas adaptativas ante una situación inédita para la que no existen mejores prácticas anteriores. Y hemos tenido que crear, que innovar.

Si tuviera que elegir la palabra más repetida en esas conversaciones sería “estoy desbordado” y es que esta crisis ha apuntado a las Personas de una manera cruel. Primero atacando seriamente a su salud, después en su actividad diaria y finalmente, en muchos casos, en la continuidad en el propio empleo.

Como todas las crisis no ha tenido el mismo impacto para unos y otros. Los que conocéis mi pensamiento, sabéis que siempre he abrazado el relativismo para la Gestión de las Personas, ya plasmado en la obra “La Gestión adecuada de Personas” en la que abogábamos porque cada empresa, en función de su modelo de negocio, su cultura y el contexto donde opera debe elegir su estrategia adecuada a sus circunstancias y no dejarse influir por modas pasajeras.

Pues bien, en esta ocasión ha ocurrido lo mismo. No todas las empresas han sufrido de la misma manera la crisis. Habiendo tres tipos de impactos en función del grado de parálisis del confinamiento social en el modelo de negocio.

Por una parte, hay empresas que han mantenido su operativa por ser de naturaleza esencial. En ellas el foco de sus directivos de Personas ha estado en la salud del equipo y sus clientes en un entorno especialmente confuso en los primeros días del Estado de Alarma. Son empresas que incluso tuvieron que reclutar en esos momentos para dar servicio a la operativa del negocio y cubrir las bajas de aquellos que se contagiaban.

Por otra parte, muchas empresas pudieron mantener cierto grado de actividad a través del teletrabajo de sus equipos. Estas empresas, además de cuidar la salud, empezaron a preocuparse de temas como la productividad del teletrabajo, los equipos virtuales, el liderazgo a distancia, la formación on-line. En este caso, estas empresas vieron mermados en mayor o menor cuantía sus ingresos en función del sector. Algunas suspendieron temporalmente los trabajos con el propósito de repescarlos en cuanto se recuperen la actividad y los ingresos.

Pero también ha habido un tercer tipo de empresas en las que la paralización de sus operaciones y de los ingresos ha sido absoluta y en seco. Llevan desde el día en que se decretó el Estado de Alarma, el 14 de marzo, sin prácticamente actividad y sin ingresos. En este caso, los directivos de Personas están volcados en ajustar los gastos al nuevo escenario financiero. Recordemos en este punto que en una economía de servicios el principal gasto es precisamente el referido a las Personas. Las Personas son importantes para los negocios no solo por su contribución a los ingresos, sino también como factor de gasto, lo que las hace vulnerables en este contexto de parálisis.

Tras el plan de desescalada por territorios, se van recuperando actividades y con ello los puestos de trabajo. Por suerte, en estos momentos todas las empresas del segundo y tercer tipo están ya definiendo los planes de regreso a la actividad, definiendo las medidas de salud y prevención de contagios, revisando los espacios de trabajo, identificando nuevas maneras de trabajar en las que el teletrabajo estará más presente que el día de antes.

Aunque la afirmación “estoy desbordado” es la que más se ha repetido en estas once semanas, también es verdad que muchos directivos y profesionales de Recursos Humanos me han transmitido que “jamás se habían sentido más importantes para su empresa”, ya que esta crisis ha puesto, para bien y para mal, a las Personas en el centro. Primero para asegurar su seguridad y su salud, seriamente amenazada por un virus del que se sabía muy poco. Después para enganchar a unos equipos que en muchas ocasiones teletrabajaban por primera vez, con requerimientos tecnológicos y nuevas necesidades de formación en nuevas herramientas colaborativas. Todo un desafío mantener la productividad a distancia para muchos profesionales. También implantar medidas de alineamiento de los gastos a la nueva situación y finalmente, preparación del regreso a la normalidad. Esa normalidad que muchos dicen que será radicalmente distinta y otros añoran con que sea simplemente como cuando empezó este año 2020, un año que pintaba tan bien y que, de repente, se truncó y hoy todos quisiéramos olvidar con la esperanza de que solo fuera una mala pesadilla.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

ENCUESTA | ¿Cuál es tu grado de confianza en la seguridad de tu empresa en la vuelta al trabajo presencial?
Tengo confianza máxima en mi empresa
Tengo confianza en mi empresa pero no estoy seguro de volver al trabajo a nivel personal
Tengo dudas sobre las medidas en mi empresa
No confío nada en mi empresa
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital