TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
SBC Forum
Eduardo Vizcaíno de Sas, Presidente de Ediciones Digitales Siglo 21
Un nuevo paradigma: de lo global a lo local
POR Eduardo Vizcaíno de Sas, Presidente de Ediciones Digitales Siglo 21, 00:01 - 14 de Abril del 2020
Un nuevo paradigma: de lo global a lo local

Aún no sabemos cuando va a acabar el confinamiento al que estamos sometidos por culpa del “maldito bicho”, ni cuando vamos a poder volver a trabajar en nuestras oficinas, aunque está claro que no va a ser igual. Nada será como era antes de que la Covid-19 llegara a nuestras vidas para mutarnos en un nuevo tipo de sociedad.

Muchas son las incógnitas que todavía nos quedan por resolver, pero hay varias certezas que no se le escapan a nadie que, habitualmente, lea periódicos, vea las noticias en la televisión o las escuche en la radio.

La crisis económica ya está ahí. El paro, aumentado por los Ertes, las reducciones de jornada ayudando a disminuir costes salariales y demasiados sectores económicos parados con facturación cero a causa del obligado confinamiento.

Cuando todo vuelva a la normalidad, está claro que va a haber muchos cambios. Para empezar, iremos poco a poco, paulatinamente. No va a ser de golpe. Será por fases, escalonadamente.

Nos enfrentamos a un nuevo paradigma, a un concepto vital y laboral diferente, con unas costumbres distintas que tendremos que asumir, por mucho que nuestro carácter latino nos lleve al intento de no aceptar las normas que, obligatoriamente, se acabarán imponiendo.

España es un país de servicios y la primera industria es el turismo. El torpedo en la línea de flotación de nuestro PIB es certero y son muchas las empresas turísticas que van a tener que apostar por un cliente más local que foráneo. Las cifras españolas del coronavirus no son la mejor publicidad en los mercados internacionales -cuestión que van a aprovechar los touroperadores globales- y va a pasar algún tiempo hasta que los turistas extranjeros quieran volver a visitarnos en la misma cuantía con la que lo hacían en 2019, que llegamos a rozar los ochenta y cuatro millones. La poca industria que tenemos -entre otras, la automoción- va a notar la perdida de ventas ocasionada por el aumento de los desempleados y la economía que va a estar por niveles parecidos a la crisis del 2008, aunque la ventaja actual es que los bancos están saneados y el ladrillo no va a ser el principal causante del problema.

Deberemos acostumbrarnos a que el foco lo tenemos que poner a nivel local y en el mercado nacional, tanto en lo que a fabricación se refiere como en la clientela y, muchos más, en los servicios.

El problema lo tenemos en la fabricación. Nuestros costes son mucho más elevados que los foráneos y eso hace que nos encontremos en la situación actual, o viene de China, o no se tiene porque aquí no se fabrica, como se quejaba un industrial amigo el otro día hablando sobre la situación que se encuentra por la falta de producto.

Es complicado competir cuando los salarios, alquileres y materia prima son mucho mayores, pero para salir del terreno en el que nos vamos a mover cuando podamos volver a la actividad económica en su plenitud, no nos va a quedar más remedio que apostar por lo nacional y, con el tiempo, poco a poco, volver a la internacionalización de nuestros negocios.

Va a ser una tarea ardua y difícil. La imagen que estamos dando dista mucho de la correcta para los poderes económicos y, además, la ansiada ayuda europea parece más lejana que cercana, entre otras cosas porque no hemos respetado las directrices del déficit de obligado cumplimiento.

El nuevo paradigma económico y social está ahí. Ir a los bares y restaurantes, a la playa, al gimnasio, al cine, salir a la calle, estar en la oficina junto a compañeros que han estado enfermos, todos con medidas preventivas y una mayor cultura de aseo y limpieza, nos van a llevar a unas relaciones humanas que no van a ser las mismas y nos tendremos que adaptar a ellas. Aumentará el teletrabajo ya que, con el adecuado control, permite un menor contacto, lo mismo que el despegue del comerio online ya no hay quien lo detenga porque la fuerza de la costumbre se ha implantado para no marcharse.

La única ventaja con la que contamos es que somos españoles y eso nos da un prurito diferencial importante: nuestra capacidad de lucha y de improvisación.

Y a ello me agarro esperando que todos juntos podamos sacar adelante a nuestra querida España.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Has trabajado horas extra debido al teletrabajo?
Sí, por exigencia de la empresa
Sí, por compromiso personal
Sí, por exigencia de la empresa y compromiso personal
No, estoy trabajando las mismas horas que en la oficina
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital