TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
SBC Forum
Cristina Aparicio, consultora de Formación, Selección y Orientación de Empléate con Talento
Recursos humanos, un cruce de caminos

Sexta clasificada del 11º Premio Literario RRHHDigital

POR Cristina Aparicio, consultora de Formación, Selección y Orientación de Empléate con Talento, 00:01 - 13 de Marzo del 2020
Recursos humanos, un cruce de caminos

¡Más de dieciocho años! Si. Casi dos décadas de formación y de vida, es el tiempo que tardas en llegar al primer cruce de caminos del trayecto y sin duda, uno de los más importante de tu vida.

Ya no eres una niña ¡Estas en el sumun de tu inteligencia! Nunca, hasta este cruce, habías tenido tanta energía, tantas ganas de estar fuera de casa, tantas ganas de aprender, de cambiar de lugar, de intentar, de fallar… Sabes lo que quieres y la vez, no tienes ni Idea.

Y ahora más que nunca te acuerdas de todas aquellas veces en las que te preguntaron de pequeña ¿Y tú?, ¿Qué quieres ser de mayor? Pero por más que estés en la cúspide de tu intelectualidad, no sabes responder esa pregunta. ¡Debería ser tan fácil de responder! Te la han hecho tantas veces, que ya deberías tener la respuesta… ¡Esta chupada! ¡Si es sobre ti misma! Mientras, tu amiga, ella sí que lo tiene claro, cristalino. Siempre lo ha tenido. Va a ser la mejor abogada de su promoción.

Vaya, parece que el trayecto de tu amiga es una línea recta ¿Y su cruce? ¿siempre ha sabido que quería ser abogada? De pequeña ya intercedía en las diputas del patio por la parte de la cancha que nos tocaba y fue la primera en ser elegida delegada. Os consiguió 15 minutos extra entre clases. ¡Un don innato! Vale, entonces, habrá que empezar por ahí. Un poco de autoconocimiento. A ver ¿Cuál es tu don?

Empecemos ¿A ti te gusta el derecho? Si… Bueno, despues de tantos años de amistad sabes casi tanto como tu amiga…Pero no te atrae la idea de llevar una toga y a ti nunca se te ha dado bien memorizar. Para ser abogada necesitas una memoria narrativa y ese no es tu caso. Tú eres práctica, resolutiva, te gusta encontrar el sentido aplicado, escapas de la literalidad. Te gusta seleccionar, no defender. Aunque si interrogar ¡Qué caos!

¿Qué oficios te gustaban de pequeña? ¡Tantos! Primero querías ser contable, como tu madre. Hasta que descubriste que no se te daban tan bien los números como a ella…Querías ser psicóloga como tu tía, pero no crees poder hacer frente a los dramas personales de los otros. Aunque sí que te gusta atender las necesidades de la gente. Eres atenta y resuelves sus demandas siempre que se te presenta la oportunidad. ¡Además eres metódica! Observadora, siempre que miras como alguien realiza una tarea, te gusta imaginar cómo se podría optimizar. A ti no te gusta empeñar tanto esfuerzo de manera innecesaria. Que no, que no eres vaga, solo pragmática. ¿Se puede trabajar de ser pragmática? ¿Eso es un oficio? Bien, ordenemos los pensamientos.

Recapitulemos, te atrae un poco el derecho, la psique, los números y atender a los demás. Con todo eso lo que tenemos es… Que vas a ir a hablar con tu tía. Ella es psicóloga, sabrá lo que tienes que hacer. Te ayudará a conjugar los ingredientes de este cóctel de futuro e incertidumbre, que tienes entre lóbulos.

Llega el día y le presentas a tu tía esa retahíla de opciones, gustos, dones, pensamientos, personalidad y pasado. Y ella te pregunta - ¿Alguna vez yo te he preguntado qué querías ser de mayor? No. ¡Nunca lo había hecho! Pero tú no habías ido a que te formulen más preguntas, quieres una respuesta. Normalmente, tú eres la que haces las peguntas. Se te dan bien averiguar lo que necesitas saber de alguien. Y haciendo gala de ello, interrogas: ¿Pero tú a qué trabajo crees que me debería dedicar? -La repuesta está en ti y ya la sabes. Fue la única resolución de tu tía.

 

Claro ¡Es tan fácil desde esa tesitura saberlo! La experiencia llega cuando no se necesita, dicen.

¡Ojalá fueras tú la que estuvieras en ese lado! Sabrías exactamente qué preguntar para averiguar de ti misma lo que necesitas saber. ¡Eso es!

- Relaciones laborales ¿Qué? – O Recursos Humanos ¿Nunca has oído hablar de ello? En ese momento tu mente pega el volantazo que te saca del cruce de caminos. ¡Qué bien! ya sabes que vas a estudiar… ¡ciencias del trabajo!

Por fin, puedes continuar tu trayecto, pero según avanzas recuerdas que de pequeña la vida estaba mejor asfaltada que hasta entonces. En estos últimos cinco años hay un poco más de baches de lo habitual. De hecho, elegir tu máster ¡Fue casi un socavón! Y de repente… aminoras marcha ¿Qué esto? ¿Tu trayecto es una línea recta o una rotonda? ¡Vuelta a empezar! Divisas otro cruce de caminos en la media distancia. Se acaba tu máster. Ahí, te empiezas a dar cuenta de que no puede ser una rotonda, esta vez hay algo diferente…. Y de repente ¡Frenazo!

Parada. Nunca habías estado parada. Un peaje. Te entra el pánico. Llevas más de veinte años preparándote para este momento y lo que llega es la inmovilidad ¡Moverte para parar! ¡Menudo oxímoron! Nunca habías estado mejor preparada para afrontar el trayecto y es ahora cuando se pausa. Tus padres se quieren bajar ya y tu ansías un empleo adecuado a tus capacidades y formación. Pero se ha acabado el máster y no sabes por donde tirar. Aunque ahora llevas más equipaje. Mira en él, habrá algo que te ayude a retomar el camino.

Veamos la primera maleta, los apuntes de tu carrera. Todo tu nuevo conocimiento está a salvo. ¿La segunda? Tu voluntariado en Inglaterra. Y detrás de esta, por supuesto, la bolsa de los idiomas. ¿Que hay dentro de esa otra bolsa? ¡Una agenda! ¡Estupendo! Tus nuevos contactos. Si no consigues avanzar, siempre les puedes consultar. ¿Qué más? Tu smartphone. Siempre puedes solicitar petición de paso a través de internet. Será mejor que te crees un perfil online. Parece que despues del peaje hay muchas vías, pero pasan las semanas, estás cansada de rebuscar en las maletas y se te acaban los recursos. Un día, despues de tantos meses, de tanto rato parada analizando, buscando y solicitando paso, el móvil, empieza a sonar ¿Quién será?

Es Leire, una técnica de Recursos Humanos simpatiquísima que te entrevistó hace un par de meses mientras seguías parada. Pero ¿Cómo se acuerda de ti? Hace tiempo que te realizó una prueba de selección y al poco fuiste descartada. Sin duda, eras demasiado joven para ese puesto.

Perece que le causaste tanta buena impresión, naturalidad, conocimientos, saber estar ¡Por no hablar de tu nivel de inglés! A parte, tu desparpajo natural con ese toque de humor entre tantas preguntas serias, hizo que, sobre todo, le recordases a ella. No te estaba mirando de frente, te estaba mirando por el espejo retrovisor. Ella estuvo en ese mismo punto del trayecto. Ella, es tu peaje.

En ese momento, tus padres se bajan del trayecto. Arrancas de nuevo con miedo, en primera. Una beca de selección y recursos humanos se anuncia en el cartel del andén de tu nuevo camino. Es un camino estrecho y aún hay algún bache a lo lejos, pero más al fondo se divisa una gran autovía. ¡Ya está! ¡Estás en tu nuevo camino! Un gran futuro profesional te espera por delante. Pero como has aprendido de Leire, nunca se te olvidará mirar por el espejo retrovisor, además de hacia adelante. En Recursos Humanos nunca sabes donde puedes dejar atrás, un cruce de caminos.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo ha afectado el coronavirus en tu empresa?
No ha habido ningún cambio y solo piden precaución
Me han suspendido mi contrato
Obligación o fomento del teletrabajo
Prohibición de viajar al extranjero
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital