TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
HR Hybrid Forum
Enrique Rodriguez Balsa, experto en Recursos Humanos
Los "Recursos Humanos cuánticos"

"Creo que puedo decir con seguridad que nadie entiende la mecánica cuántica". (Richard Feynman, Premio Nóbel 1965)

POR Enrique Rodríguez Balsa, experto en Recursos Humanos, 00:01 - 12 de Diciembre del 2019
Los

Debo padecer un trauma de adolescente no resuelto. Me encaminaba con mi COU de Ciencias hacia una senda universitaria y profesional científica, cuando se coló en mi vida un opositor a Fiscalía y me embaucó con su hablar elegante y su fumeteo en pipa. Y me aburrí unos cuantos años en Derecho. Pero los detalles suculentos los reservaré para mis memorias. 

El caso es que yo tenía pasión por la Física. Me la contagió un excepcional docente en Bachillerato y la remató otro en COU. En la medida de mi limitada y -con los años- menguante capacidad de entenderla, he seguido sus avances y aplicaciones. Desde hace unos años, la física cuántica y su creciente protagonismo en el intento de comprender nuestro cosmos y nuestros microcosmos me han cautivado. Su penúltima realización práctica -el ordenador cuántico- tiene perspectivas de transformar radicalmente nuestra capacidad de procesar datos y de avanzar aceleradamente en muchos campos de la ciencia aplicada.

Mi sorpresa ha sido creciente y no pequeña, cuando he ido descubriendo que los principios de la física cuántica podrían ser también un campo de inspiración y comprensión de la gestión de personas. La terminología clásica de “Recursos Humanos”-que detesto, valga la confesión- tiende a una concepción mecanicista, causal y limitada de la persona: “inyéctese una mezcla controlada de dinero, entorno, beneficios, diversidad…y el sujeto experimental actuará así o asá”.

¿Me dejáis repasar los principios del universo cuántico y ver cómo os suenan aplicados a las personas? 

El principio de incertidumbre de Heisenberg dice que no se puede predecir lo que va a ocurrir. Aunque tengamos todos los datos, sólo podemos predecir la probabilidad de que algo ocurra. Si repetimos el mismo experimento en las mismas condiciones, unas veces dará un resultado y otras veces otro. Pienso que es cristalino que las personas reaccionan así; no hay garantías de que la más sofisticada o sencilla práctica de gestión de personas produzca necesariamente un resultado predecible.

Además, hay aspectos que no podemos conocer con precisión al mismo tiempo. Si medimos su posición no podemos medir con precisión su velocidad, y a la inversa. Esto limita nuestro conocimiento de la realidad. Si medimos la seguridad laboral, no podremos medir el sentido de propósito de las personas; si nos enfocamos en su valoración de la diversidad empresarial, será difícil conocer su percepción del sistema retributivo. 

El principio de complementariedad de Bohr dice que aparecen juntas propiedades aparentemente contradictorias. Por ejemplo, un electrón o un fotón son, al mismo tiempo, una onda y una partícula. ¿No es así nuestra gente? Un empleado medio y gris de nuestro equipo, ¿no puede ser un genio organizativo fuera de nuestras paredes? Un directivo engreído y tiranuelo, ¿no puede ser al mismo tiempo un pobre ser enfermizo y esclavo de sus inseguridades? Un protegido “high potential”, ¿puede ser a la vez un mercenario que extrae para su propio beneficio la savia de nuestra generosidad dirigida a su fidelización?

La ecuación de Schrödinger describe matemáticamente la onda de probabilidad. El electrón, como onda, puede estar en cualquier parte del Cosmos. La probabilidad de que esté en un lugar u otro no es la misma.  ¿Dónde está realmente cada persona cuando está en su puesto de trabajo?, ¿qué probabilidad hay de que esté centrada en dar lo mejor de sí para alcanzar los objetivos de la empresa o de que su interés se centre en buscar otra oportunidad en el mercado, reservar sus fuerzas y capacidades para ese proyecto que tiene con sus amigos, forrarse a toda costa descuidando los cómos o alargando innecesariamente su jornada con actividades de relleno y una buena dosis de actuación?

Sólo por el hecho de observar la realidad influimos en ella. Otro gran principio de la mecánica cuántica; algo a lo que la ciencia no se había enfrentado nunca. ¿Nos hemos enfrentado nosotros? Cuantas veces hablamos de People Analytics, de mediciones de clima, de encuestas de satisfacción, de observación de “momentos de la verdad” …como si nuestro objeto de observación fuera un monolito parlante o una triste manzana cayendo de un árbol. Este principio es tercamente aplicable: las personas modificarán -probablemente- su comportamiento, su comunicación y sus emociones cuando se sientan objeto de observación. Modificarán la realidad -probablemente- para adaptar la percepción observable a la expectativa que intuyen en el observador. Nos la darán con queso, vaya. 

Me gustaría profundizar más en estos conceptos. Creo que no podemos verificar que nuestra realidad inmutable clásica está siendo cuestionada en su concepción científica y pretender que un fenómeno similar no debe aceptarse al hablar de las personas.

Acabaré parafraseando al profesor Feynman en su brillante ejercicio de humildad científica tras toda una vida dedicada a intentar entender nuestro Universo: "Creo que puedo decir con seguridad que nadie entiende a la PERSONA cuántica".

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital