TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Urszula Felba, Business Consulting lead de Sopra HR Software
¿Cómo construir una cultura digital?
POR Urszula Felba, Business Consulting lead de Sopra HR Software, 00:01 - 20 de Marzo del 2019
¿Cómo construir una cultura digital?

En la era de la tecnología, la digitalización y la transformación, es necesario saber prepararse para los continuos cambios que nos rodean. Uno de los puntos importantes que las empresas deben considerar es la necesidad de desarrollar y establecer una cultura digital. 

¿Y qué es exactamente? Una cultura digital es aquella que abarca el cambio y aprovecha plenamente las inversiones tecnológicas. Maximiza el uso de herramientas digitales como un medio para mejorar el modelo de negocio, la eficiencia operativa e impulsar el servicio al cliente.

Hoy en día, las empresas necesitan tener una cultura digital para mantenerse relevante. No obstante, medida que el ritmo del progreso tecnológico continúa acelerándose, los usuarios a menudo se quedan atrás. Para evitarlo, las organizaciones necesitan invertir en la “adopción digital” incorporando unas características claves e introducirlas en el ADN de la empresa. Podemos distinguir las cinco caracterices principales necesarias para establecer una cultura digital: el liderazgo ágil, la innovación, la adaptabilidad, el estímulo y desaprendizaje.

Liderazgo ágil. En una cultura digital, es fundamental tener la capacidad de doblarse sin romperse. Los líderes ágiles son capaces de responder rápidamente a los cambios y demandas de mercado creando una estrategia adaptada a las circunstancias. Están preparados no solo para mantenerse y prosperar en un mercado de constante evolución, sino también para adelantarse a los acontecimientos. El líder ágil comprende las fuerzas que influyen en la estrategia de una organización y percibe el cambio, incluso cuando los resultados no están garantizados.

Innovación. El objetivo de la transformación digital no es solo implementar nuevas herramientas digitales. Se trata de usarlas para desbloquear nuevas oportunidades. Con la adopción digital de alto nivel, los empleados usarán la tecnología para establecer procesos más eficientes, obtener mejores datos e incluso crear nuevas ideas de negocios. Además, las organizaciones verdaderamente innovadoras aplican la práctica en la que probar cosas nuevas es un requisito. Es más, se espera que muchas de ellas fracasen. Cuando ocurre un fallo, los empleados no paran ni se atascan, sino siguen realizando más pruebas hasta obtener el éxito. Esto crea una nueva cultura y forma de trabajar.

Adaptabilidad. Igual que los líderes deben estar preparados para adaptar la estrategia comercial a los cambios del mercado y las demandas de los clientes, una verdadera cultura digital requiere que toda la organización sea adaptable. La toma rápida de decisiones es el mayor componente de la adaptabilidad. Por ello, es necesario revisar y, si procede, ajustar la estructura de la empresa para facilitarlo.  Si el sistema de toma de decisiones está obstaculizado por la burocracia y si cada decisión requiere varias reuniones durante semanas, programas piloto y un largo período de evaluación, estaremos muy lejos de un modelo de empresa ágil y adaptable.

Estímulo. Para tener éxito en la transformación y asimilar la cultura digital se requiere el mecanismo correcto para impulsar el cambio. En otras palabras, se necesita una holística capacitación a alto nivel que aborda las necesidades del usuario. Se debe proporcionar los medios de capacitación digitales, innovadores y personalizados para despertar el interés y el deseo de las personas en usar las nuevas herramientas. Sin capacitar a los empleados, ellos no entenderán ni creerán en el cambio, con lo cual se negarán a adaptarse.

Desparendizaje. Desarrollar una cultura digital sostenible requiere también “desaprendizaje” y cambio de los procesos, las herramientas y la mentalidad que estén obsoletos. En un entorno digital acelerado, no hay tiempo para la ineficiencia ni espacio para el desperdicio. Todos, el CEO, responsables, equipos, becarios, etc. tienen que desaprender lo que ralentiza su día a día. En su lugar, se deben desarrollar nuevas formas de colaborar y trabajar que fomenten innovación, cambios y toma rápida de decisiones. Eso sí, aplicados con una estrategia y plan de acción bien establecido para mantener el equilibrio y no perturbar el ambiente de la empresa.

Finalmente, el éxito y retorno de la inversión de cualquier tipo de cambio depende de la mentalidad y actitud de los empleados, su disposición de modificar las formas de trabajar, así como los elementos estructurales como los procesos de toma de decisiones, la jerarquía organizativa o comunicación. El factor que más impide fortalecer una cultura digital es la falta de involucración y compromiso de las personas. Si los empleados no se sienten escuchados, no se les permite contribuir las ideas o no se tiene en cuenta sus aportaciones, no se identificarán con el cambio y con la nueva cultura.

Aplicando estas pautas estaremos en un buen camino para construir una sólida y exitosa cultura digital. 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo ha sido la vuelta de vacaciones?
Muy buena, tenía ganas de regresar a la rutina
Regular, con mucho trabajo y desanimado
Mal, estoy sufriendo 'síndrome postvacacional'
No he tenido vacaciones
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital