TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Pablo Sánchez Ortiz, responsable de Gestión del Talento del Grupo Cuñado
Amplitud de miras
POR Pablo Sánchez Ortiz, responsable de Gestión del Talento del Grupo Cuñado, 00:01 | 14 de Marzo del 2019
Amplitud de miras

Cuando enumero las competencias que tiene que tener una persona que trabaja en Recursos Humanos me gusta pensar que una de ellas es la AMPLITUD DE MIRAS. Me parece que es una característica fundamental que debe impregnar todas las tareas y estrategias del Departamento de Personas.

Hay una frase de Ferry Josephson que me fascina por toda la profundidad condensada en cada una de las palabras utilizadas: “Deja de pensar en términos de limitaciones y empieza a pensar en términos de posibilidades”. Efectivamente, cuando desde Recursos Humanos vemos posibilidades en vez de dificultades, cualquier trato con las personas adquiere un matiz de positividad que se transmite inmediatamente.

Lógicamente, la Amplitud de Miras no se consigue fácilmente, hay que trabajar einteriorizar, por tanto necesita un motor, una pila AAA que hará funcionar correctamente esta competencia básica para nuestro departamento:

  • Acoger

Toda persona que acuda a Recursos Humanos debe sentirse acogida, sea cual sea el motivo que le ha guiado hacia nosotros. El primer pensamiento que tenemos que tener es: si esta persona ha venido aquí es porque tiene una necesidad, habrá que identificarla y trabajar con ella o evitarla si consideramos que no es productiva para ambas partes (posiblemente falta información, quizás no es el momento adecuado, posiblemente tengamos que recabar más datos...)

 El acogimiento está intrínsecamente relacionado con la escucha activa, saber aislar nuestros posibles juicios que puedan nublar aquellas palabras, gestos o insinuaciones que nos están transmitiendo en ese momento. Tenemos que dedicar el tiempo necesario a cada conversación pero sabiendo evitar excesos (aquellas personas que se extienden más de lo necesario al exponer sus preocupaciones) o los defectos (aquellas otras personas a las que les cuesta expresarse y su forma de transmitir es a base de rodear la realidad). No podemos ceder ante los “ladrones de tiempo”, necesitamos ayudarles a concretar, a ser prácticos con sus exposiciones.

Ante todo tenemos que utilizar el barniz de la educación y amabilidad, que nuestra puerta siempre esté abierta y nuestra mente dispuesta para atenderles. Qué gran labor será hacer ver a toda nuestra empresa que realmente queremos estar disponibles, cercanos y con una sonrisa; no hay mejor acogida que una cara y un gesto cordial.

  • Acompañar

Estar al lado de las personas es uno de nuestros objetivos como departamento, pero tenemos que saber interpretar perfectamente las estrategias de nuestra compañía para poder alinearla con la que nosotros hemos definido. Si conseguimos generar confianza con nuestro buen hacer, disponibilidad, eficacia y objetivos concretos por los que luchamos, seremos un punto de referencia en todo momento.

Para poder acompañar correctamente tendremos que ser capaces de interpretar los diferentes tiempos verbales de cada una de las personas:

  • Pasado: porque es un indicador, un punto de partida que nos ayuda a enmarcar y saber de dónde venimos. Nos puede ayudar a entender muchas acciones y reacciones, un referente que nos permita actuar.
  • Presente: porque es nuestra realidad actual, el momento en el que podemos actuar con eficacia sabiendo lo que tenemos entre manos, lo que necesitamos y los medios de los que disponemos; es el momento de trabajar.
  • El futuro: porque es el objetivo, hacia donde esa persona quiere ir y nosotros acompañarle siempre y cuando la estrategia de Recursos Humanos y la de la Compañía permitan dirigirnos hacia ese fin.
  • Asesorar

Siendo una de las bisagras más importantes de la Compañía debemos intermediar entre la realidad y los objetivos de la empresa. Nos han confiado la tarea de engrasar correctamente la sala de máquinas y disponer de los recursos necesarios en cada momento para conseguir el éxito profesional y personal de cada uno.

Somos los custodios de información altamente sensible que utilizaremos con una excelencia profesional desmedida porque así lo esperan de nosotros al habernos confiado esa tarea. Debemos saber recoger toda la información, a nivel profesional, que podamos (sabiendo hasta dónde debemos llegar sin invadir el fuero interno de las personas) y que nos quieran transmitir.

Asesorar no es tarea fácil y, en ocasiones, tendremos que dar consejos que pueden no ser agradables para las personas que lo reciben. En todo momento tenemos que anteponer la objetividad que se espera de nosotros. De nuestro buen asesoramiento dependerá la credibilidad del Departamento, lo cual es básico para poder seguir siendo referente.

Si Acogemos a todas las personas sin reparos sabiendo discriminar correctamente la información recibida, Acompañamos con optimismo queriendo apoyar y Asesoramos teniendo en mente poder sacar lo mejor de cada persona, estaremos trabajando la Amplitud de Miras tan necesaria para nuestro día a día. Seamos capaces de ver más allá, de poder influir y de ser un referente indudable para la Compañía y los trabajadores, así construimos unos Recursos Humanos ciertamente atractivos.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Crees viable fijar un día de teletrabajo en tu compañía?
Por supuesto
Algún día pero todavía es complicado
Quizás cuando estés enfermo
No, todavía no es el momento
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital