TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Marta Grañó, Profesora en ESADE y Directora Asociada en Huete&Co.
Innovación a través de las personas
POR Marta Grañó, Profesora en ESADE y Directora Asociada en Huete&Co., 00:00 | 17 de Abril del 2018
Innovación a través de las personas

La innovación se ha convertido en algo esencial para cualquier empresa. Sea cual sea su tamaño o su sector, todas las empresas se encuentran ante la necesidad de innovar. Y es que disminuye la esperanza de vida de las empresas de forma sensible, las empresas que son líderes de mercado pierden ahora más rápidamente sus posiciones, los ciclos de vida de los productos se acortan y los modelos de negocio son mucho más dinámicos.Las empresas de éxito son las que consiguen adaptarse a los cambios.

La innovación se ha convertido en un reto fundamental para cualquier empresa, en su sentido más amplio –desarrollo de productos, servicios, mejora de procesos,...-. La necesidad de innovar es clara, el cómo hacerlo ya resulta un poco más complejo, porque no existe una fórmula única infalible. Al analizar los procesos de innovación surge inevitablemente la pregunta sobre cómo se origina dicha innovación.

Fuentes de innovación

Desde un punto de vista analítico, la innovación puede surgir de alguno de estos cuatro ámbitos:

1. Innovación desde la tecnología.

Inmersos en la cuarta revolución industrial, es obvio que los avances tecnológicos suponen una vía de innovación clara. Los últimos desarrollos en robótica, nanotecnología, biotecnología, tecnologías de información y comunicación o inteligencia artificial, entre otros, suponen nuevas líneas de productos y servicios.

Los impactos de esta revolución tecnológica no se definen solo por cada una de estas tecnologías aisladamente, sino también por la sinergia que se consigue entre ellas. Los expertos incluyen entre las diez tecnologías claves –y más disruptivas- la ingeniería de sistemas metabólicos para producir sustancias industriales; el internet de las nano-cosas; ecosistemas abiertos de inteligencia artificial, que integren máquinas con inteligencia artificial al internet de las cosas, a las redes sociales y a la programación abierta; y productos como nuevos materiales para almacenar energía, vehículos autónomos y no tripulados o la optogenética -células vivas manipuladas genéticamente que responden a ondas de luz-.

Un amplio abanico tecnológico que supone una palanca clara a la innovación.

2. Innovación en la estrategia.

A diferencia de las empresas que introducen innovación de forma puntual, las empresas innovadoras sistematizan la innovación y la convierten en parte de su cultura. Las empresas que incorporan la innovación en su estrategia la transforman en uno desus elementos diferenciadores. Es el caso de empresas como Apple. Para ello, uno de los pasos imprescindibles es la creación de una cultura innovadora y el desarrollo de un lenguaje común en la organización, para asegurar que se trabaja en una misma dirección, de forma estructurada.

3. Innovación en procesos y operaciones.

La innovación en procesos supone la modificación o mejora de los procesos existentes, con el objetivo de incrementar su nivel de eficiencia. Es un tipo de innovación menos visible al exterior, pero que puede suponer mejoras muy importantes. Es un tipo de innovación que conviene recordar periódicamente, para optimizar la productividad y efectividad del equipo humano.

4. Innovación desde las personas.

Sabemos que la mayoría de innovaciones no proceden del desarrollo de nuevos productos, ni de escuchar al cliente –lo cual suele llevar a la innovación incremental-, sino que las grandes innovaciones acostumbran a crear nuevos conceptos, nuevos espacios de valor o nuevos mercados y suelen venir de una forma diferente de plantear la solución a un problema o a una necesidad y suelen tener el origen en una nueva mirada de las personas. Las personas de la propia organización acostumbran a ser quiénes mejor conocen al cliente y al producto, por lo que son una de los principales palancas de cambio hacia la innovación.

La realidad nos demuestra que la innovación de hoy en día está más impulsada por la creatividad de las personas que por la investigación científica realizada en laboratorio. Las innovaciones que más impacto han tenido en los últimos tiempos han sido las de productos como iPhone o servicios como Airbnb o Uber, que no suponen inventar un nuevo producto, ni requieren de nuevas tecnologías, sino que suponen un modo distinto de hacer las mismas cosas de siempre. Por ello, la innovación está en manos de todos, no solo de científicos o investigadores.

Está bien dedicar recursos a investigación, es necesario que la estrategia de la organización dé prioridad a la innovación, es bueno mejorar y optimizar procesos, pero es fundamental recordar que una de las principales fuentes de innovación es precisamente el capital humano.

El futuro pasa por la innovación. Si sabemos que en la gran mayoría de casos, la innovación no se consigue a través del desarrollo de nuevas tecnologías, sino a través de una nueva mirada o un nuevo enfoque, de encontrar nuevas soluciones a problemas reales, es importante dedicar recursos a impulsar el capital humano de las organizaciones, a través de potenciar determinadas habilidades, de mejorar los procesos de comunicación internos y de optimizar las formas de trabajo en equipo.La cuarta palanca de la innovación es humana. Y es que la innovación llega siempre a través de las personas.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Qué sector generará más empleo durante el verano?
Hostelería
Turismo
Tecnologías de la Información
Comercio
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital