TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Núria Oriol, Coach y profesora de habilidades directivas de Spain Business School
Gestionando el valor del tiempo: Dirección y propósito para ser más flexibles
POR Núria Oriol, Coach y profesora de habilidades directivas de Spain Business School, 00:00 | 07 de Marzo del 2018
Gestionando el valor del tiempo: Dirección y propósito para ser más flexibles

Queremos hacer tantas cosas que nos faltan horas o días de la semana. Pero sólo disponemos de 24 horas al día y de 7 días a la semana. La buena noticia es que podemos cambiar nuestra perspectiva del tiempo y tomarlo como un aliado, y no como un enemigo contra el que luchar y al que hay que sacarle más minutos. Es nuestro aliado porque nos brinda la posibilidad de emplear los minutos y las horas en lo que decidamos hacer. Y es justo. Nos da a todos el mismo número de horas. El cómo aprovecharlas y el partido que les saquemos depende de nosotros.

Nosotros somos los únicos dueños de nuestro tiempo y ¿lo empleamos del modo más acertado? Es cierto que tenemos que trabajar, que tenemos que hacer determinadas tareas, pero al final, la decisión de cómo emplear el tiempo es nuestra.

No olvidemos a los ladrones del tiempo

Para saber gestionar bien el tiempo, primero hemos de saber identificar quiénes son nuestros ladrones del tiempo. Los más habituales son:

– No planificar

– No priorizar

– Las interrupciones

– No centrarse

– No delegar

– No saber decir que NO

– El teléfono

– Reuniones interminables e inútiles

– Todo es urgente

– La dilación de las tareas… ahora se llama procrastinar.

¿Cuáles son los tres que más influyen en ti? Piénsalo y toma nota porque se puede superar y cambiar.

La Agenda

Personalmente creo que una agenda es esencial para cualquier persona que quiera organizar su tiempo. Los motivos son que permite:

– Planificar

– Organizar

– Priorizar

– Recordar

Sin ella, creo que nunca podremos usar el tiempo eficazmente, ya que no podremos implementar todas las cosas que nos facilitan vivir la vida que queremos vivir. Habrá quien diga que no tiene muchas cosas que hacer y por lo tanto que no necesita agenda, pero un plus para incorporar la agenda en nuestra vida diaria es darnos cuenta de que sin ella olvidamos algunas cosas o que hacemos otras en un orden que no nos beneficia (ni a nosotros ni a los demás).

También hay quien dice que el tener agenda te hace esclavo de ella. Personalmente pienso que es al revés, que te libera. El tener una agenda y usarla adecuadamente te permite programar el tiempo como tú quieres, no como quieren los demás o los acontecimientos. Tu eres quien decide, y si es necesario puedes elegir hacer o no las cosas o reorganizarlas.Te adaptas partiendo de tu propia dirección.

Es muy interesante mirarla todos los días: no sólo para acordarte de lo que tienes que hacer, sino para darte cuenta que lo haces con eficacia. La optimización del tiempo se consigue descubriendo en la agenda tus propias pautas para ser más efectiv@. Tu agenda dice tanto de ti: no sólo muestra responsabilidades, gustos, aficiones, sino que muestra quién eres en tu sociabilidad o tu soledad, en tus prioridades y en lo que nunca eliges o siempre rechazas o ralentizas. La agenda también es una herramienta para conocernos mejor y comprender qué podemos hacer para fluir más con la vida, con los demás, respetándon@s a nosotr@smism@s.

Planificar cuidadosamente permite mucha flexibilidad después. Este punto es uno de los más importantes: hay personas muy espontaneas por naturaleza. Otras, en cambio, son muy organizadas y planificadoras. Entre la improvisación y la rigidez, existe la posibilidad de planificar para ser más flexibles. Los actores de una obra de teatro han ensayado mucho y duro para que su papel sea natural. Una ponencia que fluye e impacta es fruto de una muy buena preparación previa. Y lo mismo sucede con la agenda: la preparación nos permite después adaptarnos con mayor rapidez a los cambios que surgen. Y podemos cambiar fácilmente porque estamos acostumbrados a crear “momentos” con propósito en los cuales “suceden/se hacen” las cosas. Es impresionante: la agenda bien llevada “visualiza” cómo nos hacemos responsables de nuestras vidas.

En realidad, la gestión del tiempo es una gestión de la vida, porque el tiempo es irrecuperable e irremplazable. Cuando empiezas a gestionar tu tiempo y tu vida con más cuidado empiezas a darle valor y a dárselo a tu vida. Las personas que se valoran, distribuyen cuidadosamente su tiempo. Si amas tu vida, amas cada minuto de ella y te cuidas de malgastar cualquiera de los preciosos minutos y horas de cada día.

El tiempo tiene valor por lo que hacemos con él. No se trata de ser más productivos sino de llevar a cabo lo que nos importa. Ese es su valor. Ese es su secreto.

Te propongo que des un paso más y te cuestiones las actividades a las que dedicas el tiempo, si no lo haces, nunca descubrirás que hay otras que merecen más tu energía. Si piensas en las cosas a las que dedicas tu tiempo no solo lograrás ser más eficaz, sino que lograras comprenderte mejor.

Para tener tiempo para llegar a donde quieres llegar, hay que centrarse en lo valioso. El tiempo que dediques a acercarte a tu visión está bien empleado. Aceptando lo valioso rechazas lo innecesario. Cuanto más tiempo dediques a las actividades de gran rendimiento menos tiempo te quedará para todas esas urgentes tonterías que absorben tu tiempo. Es fácil rechazar algo cuando hay algo mejor que hacer.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuáles crees que son los perfiles más demandados?
Comerciales
Perfiles IT
Ingenieros
Banca y finanzas
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital