TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Daniel Jaén, Jefe de Recursos Humanos ADH Hoteles 4*
Paco, ¡dale una vuelta más a la cuchara!
POR Daniel Jaén, Jefe de Recursos Humanos ADH Hoteles 4*, 00:00 | 02 de Noviembre del 2017
Paco, ¡dale una vuelta más a la cuchara!

Dando una vuelta más a la cuchara del café me encontraba. Era una mañana fría junto a la única máquina de café de aquel centro de trabajo a la que me había logrado acostumbrar, agarrado con ambas manos al caliente vaso de plástico, mi nariz flotaba justo al alcance del aroma a café y con la mirada perdida hacia el horizonte como queriendo buscar algo que no encontraba.


Miro una vez más el reloj,


“Las 6:55h, sólo han pasado dos minutos de la última vez que lo consulté”. Dije en voz baja.


Entonces, ¡ocurrió!, justo antes del momento en el que te dispones a tomar el primer sorbito de café (Sí, en ese momento) apareció PACO que, viniendo como un resorte hacia mi posición y sin mediar saludo mañanero alguno, dice:
-         “¡¡Todo vuelve!!”-         (¡Qué energía!, pensé)


PACO pertenece al Dpto. Jurídico y es de esas personas que tienen la rara costumbre de aprovechar el rato junto a la máquina de café para entablar conversación en torno a cualquier tema, asunto, anécdota que nos saque de lo que estemos haciendo, diciendo o pensando y nos dirige a la situación que él nos plantee hasta que terminamos el tiempo en el que nos reúna.


Antes de contestar, vuelvo a inspirar el aroma del café y, justo después de tomar el “sorbito” que le debía al mismo, le digo:
-         “Buenos días Paco, ¿qué es lo que vuelve?”.-       

  “Pues todo, e invítame al café, que estoy tieso”.
Mientras que sacaba la cartera para buscar unas monedas, PACO había iniciado ya su particular tesis:


-         Pues todo vuelve, ¿quien iba a pensar que los pantalones de campana de los años 60 volverían a principio del siglo XXI?;¿quién iba a pensar a los usuarios del pequeño e incómodo SEAT 600 que 40 años después iban a ser objeto de culto y deseo?; ¿Quién iba a pensar que volvería la moda de las barbas y bigotes?; ¿Qué adolescente que parecía que huía de casa de sus padres le diría que en la madurez volvería en la mayor brevedad posible al seno familiar?;…


Lo dicho, todo vuelve, de alguna forma o de otra, ¡claro!.”


Con cada ejemplo que mencionaba, junto con el efecto del café, hacía que mis ojos se abriesen cada vez más logrando un primer pensamiento (“este tío no ha dormido esta noche”) y un leve comentario:
- “Pues va a ser que sí Paco, va a ser eso, que todo vuelve”.
Ejemplo a ejemplo, noto que el vaso ya no está caliente pues me he bebido el café por lo que nos despedimos hasta otro momento en el que coincidiéramos.


Una vez en el Dpto. Dirección de Personas, revisando la planificación, tareas, agenda, llamadas, mails,… Algo de la conversación con PACO se había retenido en mi cabeza:“¡Todo vuelve!”.


A la tercera o cuarta vez que me ocurre decido acabar con el pensamiento buscando ejemplos en los que la teoría de PACO se diese (“la mejor defensa es un buen ataque”, pensé) y quizás así me desembarazaría del bucle pensativo en el que me encontraba.


Casualmente, al estar entre mis manos la descripción de un puesto de trabajo denominado “Acceso”, compruebo que ésta requería un perfil júnior de edad entre 25-30 años, formado en una rama técnica, con 2-3 años de experiencia laboral, capacidad de trabajo en equipo y analítico.


Decido que sí, que lo trabajaré aplicando la teoría de PACO, por lo que debía “visualizar” cómo se hacía hace algunas décadas para poder así compararla con la actualidad.


Para analizar el caso, considero que lo mejor es empatizar con la posible persona candidata de hace 40 años, por lo que identifico que, seguramente, el inicio de su carrera profesional no era a los 25-30 años, si no 10 años antes, y la iniciaría como Aprendiz, casi sin ninguna titulación, se caracterizaría por las ganas de aprender y trabajar para poder así aspirar a un sustento económico que le permita labrarse un futuro.


Continuo el análisis con el marco empresarial en el que podría situarse la vacante para aquel joven candidato en la que las profesiones de la época se consideraban oficios como: carpinteros, herreros, caldereros, horneros, tejedoras, panaderos, labradora, bordadora,…. En los que la persona que lo desarrollaba actualmente se denominaría Oficial, sin embargo en aquellos tiempos, era considerado como Maestro/a.


El Maestro/a había llegado a serlo no sólo por las habilidades que dispensaba en el resultado de su trabajo que, sin duda, habría demostrado con el paso de los años, si no porque alguien le había dado la oportunidad de aprender aquel oficio. Era una persona que se había hecho a si misma, que amaba y respetaba profundamente su oficio, y que quería trasladar su conocimiento a las generaciones venideras, tal y como lo había aprendido, es decir, el Maestro requiere a un buen Aprendiz.


En resumen, el proceso de reclutamiento y selección en una organización de carácter artesanal de hace algunas décadas necesitaba tanto de Maestro como de Aprendiz para garantizar la sostenibilidad de la misma ante el cambio generacional de la plantilla.


Realizado el análisis inicial, reflexiono una vez más en los ejemplos que me traslada PACO, y, en todos lo que vuelve, vuelve, o mejorado, o se aprecia como mejorado (o casi todos, pues lo de los pantalones de campana no lo tengo claro, reflexiono).
Añado que el Aprendiz no poseería base formativa alguna o muy pobre, a lo que se le une la posible madurez que te daría el vivir 10 años menos que su competidor actual, lo que hace que se requiera un tiempo superior (en el caso del Aprendiz) para que consiga las competencias requeridas en el puesto, y este hecho no “casa bien” con la necesidad de cubrirlo en un plazo corto de tiempo.


La comparativa me hace pensar en la política de reclutamiento y selección de la compañía en la que, basada en la Misión y Visión, busca permanentemente a los mejores profesionales,


“Pero, ahora que caigo” (digo en voz baja), “la política de Recursos Humanos no dice nada del tiempo para conseguirlo”.
En ese momento me siento habilitado para desarrollar un proceso de reclutamiento y selección alternativo a los habituales que se venían haciendo en la compañía y que concluyan en garantizar su sostenibilidad ante el natural cambio generacional de la plantilla, al igual que el ejemplo de hace algunas décadas.


Con esta reflexión me replanteo el fusionar en el ejemplo alguna de las principales políticas de Recursos Humanos de la organización como la de Reclutamiento y Selección, Formación y desarrollo profesional, Planes de carrera,….
Sin duda es el momento de aplazar varias citas y focalizar toda mi atención en este asunto pero, esta vez en compañía de un miembro del equipo jurídico, y más concretamente en compañía de PACO, pues señalo el desarrollo normativo laboral de los últimos y turbulentos ejercicios, y quiero encuadrar el ejemplo adecuadamente.


A realizarle el planteamiento práctico de su teoría de “¡Todo vuelve!” en la comparativa de un proceso de Reclutamiento y Selección de hace algunas décadas al día de hoy (Aprendiz vs Acceso) junto con mi inquietud de continuarlo de la mano de la normativa laboral actual, PACO indica que entre las desarrollas desde 2012, ante la necesidad de dar respuesta a personas que requieren la oportunidad de iniciar su carrera profesional, el legislador elaboró la denominada Formación  Profesional Dual o en Alternancia.


La Formación Profesional Dual es el conjunto de acciones e iniciativas formativas, mixtas de empleo y formación, que tienen por objeto la cualificación profesional de los trabajadores en un régimen de alternancia de actividad laboral en una empresa con la actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo. Las modalidades son múltiples: exclusiva en el centro formativo, con participación de la empresa, en la empresa y en el centro de formación, compartida entre el centro y la empresa, o exclusiva en la empresa.


“Pues parece que sí”, concluimos ambos dos, la figura del “Aprendiz” ha vuelto a nuestros días y prácticamente no nos hemos percatado de este hecho al focalizar nuestra atención en otras durante los últimos ejercicios. Además, seguimos concluyendo, el “Aprendiz” ha vuelto a nuestros días de forma mejorada pues, en su desarrollo profesional dentro de la organización, se le reconocería una formación profesional oficial o reglada que en el pasado carecía de ello, cumpliéndose así lo de lo que vuelve, vuelve, o mejorado o se aprecia como mejorado.


Estas conclusiones me hacen el proponer nuevas políticas de Recursos Humanos que complementan e incluso sustituyen algunas de las existentes, nuevas descripciones de puestos de trabajo, nuevos planes de carrera, nuevas colaboraciones con centro de formación, labor pedagógica a los tutores (Maestros) de los alumnos/as (Aprendiz), evaluación continua del desempeño,…


Por supuesto lo que me motiva es la búsqueda permanentemente de los mejores profesionales para garantizar la sostenibilidad de la compañía y, sin duda, el desarrollo profesional del Aprendiz hasta convertirse en un Maestro será clave para conseguirlo.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Será el 2018 el año definitivo de la creación de empleo?
Si, todos los índices así lo indican
No, aún queda mucho trabajo por hacer
Depende, el segundo semestre será mejor que el primero
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital