TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Pedro Rojas, Community Management
Consejos para llevar mejor el período de desempleo
POR Pedro Rojas, Community Management, 00:00 - 21 de Abril del 2015

Si no tienes empleo y la búsqueda no ha dado los resultados esperados, te propongo una serie de consejos que te ayudarán a paliar esta situación coyuntural con el mínimo de sacrificios posible. 

Quedarse sin trabajo produce una extraña sensación de confusión y desconcierto que nos puede afectar en muchas formas. Este estado inicial de frustración no nos permite reaccionar de inmediato para tomar las medidas necesarias que más adelante nos permitirán lidiar con la difícil situación que nos espera.

Así que lo primero que hay que hacer es aceptar de inmediato la situación y ponerse manos a la obra para salir de ella lo más rápido posible. En paralelo se han de tomar ciertas medidas que nos ayudarán a sobrevivir mientras restablecemos nuestra situación laboral.

LIDIAR CON EL FACTOR PSICOLÓGICO:

¿Y ahora qué?: Muchos piensan que el factor económico es el más importante (y tal vez lo es), pero en gran medida depende del factor psicológico, así que he querido empezar con este último teniendo en cuenta que una buena disposición mental es la base fundamental que soportará la estrategia que utilicemos para enfrentarnos al desempleo. 

¿Por qué yo?: Estemos claros, la sola idea de perder el trabajo es aterradora y lo es aún más si tenemos una familia que depende económicamente de nosotros. Incluso puede ser desesperante porque nos se sabe cuánto durará la cesantía. 

Casi la mitad de cesados intenta (inconscientemente) seguir con su rutina diaria como si nada hubiese pasado y la otra mitad se echa a morir deprimidos y acostados en su cama (derrotados), como si la vida los hubiera traicionado. Sólo una minoría acepta el cambio de inmediato y comienza una nueva estrategia para encontrar empleo. Así que “Conviértete en esa minoría”.

Así que lo mejor es aceptar la situación de inmediato utilizando el hogar como centro de operaciones para la búsqueda de empleo, pero sin caer en depresiones asociadas a pasar largas horas en el sofá o en la cama. 

LIDIAR CON EL FACTOR ECONÓMICO: 

Si has entendido el punto anterior y ya has aceptado tu nueva situación con optimismo y valentía, te toca entonces pasar al siguiente paso. Prepararte económicamente para evitar situaciones difíciles originadas por la falta de ingresos.

Lo primero es informar a los que dependen de ti de la nueva situación. Es importante que todos los involucrados sepan que vendrán tiempos difíciles en los que deberán colaborar mientras dure el temporal. Para ello deberás ser muy claro y presentar un panorama real, pero nunca negativo ni derrotista sino más bien “retador” y coyuntural.

Deberás tomar medidas económicas drásticas de inmediato. No esperes ni un minuto para hacerlo, pues cada céntimo que puedas ahorrar o dejar de gastar será fundamental para mantener tu economía doméstica en orden y en concordancia con la nueva situación.

Corta o reduce tus gastos:

 - Verifica de cuanto dinero en metálico dispones: Saber cuánto tienes en el banco te ayudará a conocer tu situación y por ende a saber tus limitaciones. Este dato será determinante para fijar los ajustes y recortes que seguro deberás implementar. 

- Verifica tu línea de crédito: Es hora de buscar en todas esas ofertas de dinero que los bancos ofrecen para saber cuánto podrías pedir en caso de ser necesario. Solicita los estados de cuenta de tus tarjetas de crédito para saber también de cuánto dispones y cuáles son las que menos intereses cobran.

 - Crea un presupuesto: Si no lo habías hecho nunca, no importa te dejo un formato para que te sirva de guía y lo completes adaptándolo a tu caso. 

Presupuesto (formato en XL)

 Sabiendo de cuanto dinero dispones y de cuanto gastas mensualmente, podrás tener el control sobre cómo se utiliza el dinero disponible. 

Primero ten en cuenta los gastos fijos, esos que debes pagar todos los meses sin falta: la hipoteca, el alquiler, los servicios, la comunidad, el crédito y el seguro del automóvil, etc. Estos gastos son inevitables y por nada del mundo deberás posponerlos. 

En segundo lugar están los gastos variables. Estos gastos son ajustables y perfectamente reducibles, pues dependen en gran medida de nuestros hábitos. 

LIDIAR CON EL FACTOR SOCIAL:

 Todos tenemos un estatus social que en algunos es más alto o más bajo, pero todos sabemos bien en cuál nos encontramos. Así que aceptar que hemos perdido momentáneamente ese estatus es fundamental para poder volver a él más tarde. 

También hemos de aceptar que vivimos en una sociedad materialista y consumista en donde las apariencias son importantes dependiendo de los logros que hayamos conseguido a lo largo de la vida y sobre todo bajo la lupa que imponen los medios y las nuevas tendencias. 

Debido a lo anterior, alguien que se queda sin trabajo puede llegar a sentir vergüenza de su condición por lo que pasa a ocultarla y/o disfrazarla. Cuando lo mejor que puede hacer es informar de su cesantía al mayor número de conocidos posible, pues nunca se sabe desde donde nos pueden tender una mano.

@seniormanager

 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuáles creéis que son las claves para la recuperación empresarial en nuestro país?
El ahorro económico
La apuesta por los propósitos sociales y sostenibles
Políticas centradas 100% en los empleados: bienestar, felicidad…
La innovación y la transformación digital
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital