TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Lorenzo Rivarés, Director Centro Empleo y Selección en Grupo EULEN y portavoz de ASEMPLEO
A por el oro
POR Lorenzo Rivarés, Director Centro Empleo y Selección en Grupo EULEN y portavoz de ASEMPLEO, 00:44 - 03 de Septiembre del 2014

Mi sueño es ganar el oro”. Pau Gasol muestra su compromiso con la selección española allá donde va. Si a estas declaraciones le añadimos otras como “estoy con muchas ganas e ilusión” o “en la selección seguiría 50 años”, llegamos a la conclusión que Pau es un modelo de trabajador: aspira al máximo desempeño y es fiel a su empresa. La ambición de cualquier director de recursos humanos… de los años 90.

Los tiempos han cambiado y ahora el director de RRHH no sólo tiene que velar por el compromiso de sus trabajadores, sino que tiene que preocuparse por otros trabajadores que también trabajan en sus instalaciones: trabajadores ETT, de empresas de servicio, de Centros Especiales de Empleo, autónomos, subcontratistas, consultores y, en general, trabajadores que tienen otros contratantes, otras prioridades y otros compromisos. ¿Cómo gestionar trabajadores con  objetivos aparentemente contrapuestos?, nos preguntamos desde RRHH. Bienvenidos al siglo XXI es la respuesta.

Si volvemos al gran Pau Gasol encontramos la solución a este dilema: el trabajador puede tener también implicación con su próxima empresa “es un honor ser jugador de los Chicago Bulls”, afecto “es un orgullo formar parte ahora de los Bulls”, y compromiso “quiero rendir al máximo en Chicago”. Incluso se puede tener respeto por el anterior empleador “le deseo lo mejor a los Lakers y a sus aficionados”. Durante 2014 Pau habrá tenido hasta tres empleadores, e infinidad de contratadores publicitarios, y él sólo se preocupa por desempeñar bien y sentirse a gusto en el equipo; un ejemplo de sencillez y profesionalidad. Sin embargo, lograr esta actitud es un reto extraordinariamente complejo para los gestores de Recursos Humanos.

Hoy en día las empresas tenemos en nuestras instalaciones multitud de  trabajadores que pertenecen a otras empresas, y queremos que todos ellos den lo mejor de sí para nuestra organización, además de para las organizaciones que los tienen contratados. Este no es reto complejo, sólo apto para verdaderos especialistas en personas. Por ejemplo, Veitch y Cooper-Thomas (2009), o Galais y Moser (2009) investigan si es posible desarrollar compromiso organizacional en los trabajadores ETT, tanto hacia la ETT como hacia la empresa en la que trabajan; y llegan a la conclusión que puede desarrollarse, aunque este dependerá de cómo los trabajadores perciben que son tratados tanto por la empresa en la que trabajan, como por la empresa que les contrata.

En definitiva, si las empresas queremos conseguir el oro en nuestras organizaciones, deberemos tener en cuenta las necesidades de los otros trabajadores, y exigir a nuestros proveedores profesionalidad y buen trato con ellos. Si no lo hacemos, estaremos volviendo a un estilo de dirección de los años 90, y abriendo la puerta a la falta de compromiso. Recordemos la vinculación directa de compromiso con desempeño: Pau Gasol rechazó la oferta más cuantiosa económicamente, realizada su anterior equipo, Los Ángeles Lakers.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Qué cualidad consideras más importante en un buen líder?
Empatía
Capacidad de organización
Conocimiento del trabajo y la actividad a desarrollar
Flexibilidad
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2021 RRHHDigital