TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Virginia Bravo, Técnico de Selección y Desarrollo de STEF Iberia SAU
Un relato sobre la inspiración y el liderazgo
POR Virginia Bravo, Técnico de Selección y Desarrollo de STEF Iberia SAU, 00:11 - 29 de Julio del 2014

La función de un líder es elevar las aspiraciones de las personas y liberar sus energías para que traten de realizarlas…
David Gergen

Pues sí…..y comienzo manifestando mi clara convicción acerca de lo importante que es contar con alguien que te inspire.
Voy a hablar acerca de mi experiencia con el liderazgo del que fue en su día mi primer Manager. De esto ya han pasado más de 8 años, y desde luego, me siento afortunada por haber tenido la ocasión de que nuestros caminos se cruzasen durante un tiempo, y más en los inicios de mi carrera profesional.

Desde mi experiencia y desde el corazón, destacaré aquellos aspectos que su día fortalecieron exponencialmente mis ganas de crecer y, cómo no, al final acaban estando en línea con lo que los grandes expertos en la materia nos cuentan acerca del Liderazgo.

Del mismo modo, caigo en la cuenta de cómo esa experiencia me ha influido al ser competencias que busco automáticamente en los diferentes líderes con los que trabajo. Y entro de lleno en materia hablando acerca de su energía (a partir de aquí cambiaré el tiempo verbal del presente al pasado, con la intención de plasmar mis verdaderas experiencias y emociones). La rapidez en su comunicación e ideas, hacían que uno siempre tuviese que estar alerta en cualquier conversación o reunión…sin duda, un duro ejercicio diario. Lo fascinante es que ese ritmo e impulso, al final se acababan incorporando de una manera natural en tu día a día obtenido resultados increíbles.

William N. Plamondon nos dice que la energía y el liderazgo deben marchar de la mano, y que los líderes deben conocer los elementos con los que están trabajando, tener grandes aspiraciones e ideas, y comprender la dinámica del movimiento sabiendo de que modo crear energía. La misión de un líder consiste en utilizar su propia energía para motivar a los demás, para que así generen su propia energía y a su vez la transmitan.


Continúo hablando de su creatividad. Una de las primeras reuniones a las que asistí con todo el equipo, fue la presentación de objetivos para el año que entraba. Me sorprendió su enfoque. Nos pidió que nos bloqueásemos el tiempo necesario en nuestra agenda, y os puedo asegurar que anualmente siempre fue uno de los momentos mejor invertidos; él presentaba, utilizando por aquel entonces un estilo de presentación muy cuidado y de alto impacto (aunque estuviésemos en un entorno de confianza en el que se pudiese permitir reducir el nivel de creatividad!!!). El resultado final: una gran implicación y
motivación por los objetivos del área.

Sin duda, un pistoletazo de salida perfecto…

Kevin Roberts, director general de Saatchi and Saatchi, habla de la creatividad en los líderes, destacando componentes como el fomento del desarrollo continuo de muchas pequeñas ideas, dejar fluir las emociones, rediseño constante, sorprender con lo que es obvio, buscar que las cosas sean irresistibles, generar conexión emocional, centrarse en lo importante frente a lo urgente…Todos ellos componentes presentes en sus reuniones.

El criterio: Interés en el conocimiento continuo. Y para ello, siempre nos recordaba la importancia de la lectura para incrementar nuestros conocimientos y habilidades. Y es que el criterio es perspectiva, buen juicio, sensatez, coherencia, siendo todos ellos ingredientes claves en el liderazgo, y desarrollables a través del saber escuchar, preguntar, leer, estudiar, observar, reflexionar, investigar, innovar…etc.

La confianza. Era exigente con los colaboradores, porque sabía que podía y debía serlo. Además conocía perfectamente las fortalezas y áreas de mejora individuales.

Rápidamente observé que su gestión del equipo era absolutamente individualizada, adaptando su management a cada persona. En el contexto de un equipo maduro entendí que todo esto generaba confianza recíproca; de una parte, el manager confiaba, protegía y creía en su equipo, de otra, el equipo sentía la necesidad de no querer fallarle…

Y es que se debe considerar al líder como un desarrollador, no como un controlador de sus seguidores. La tarea del liderazgo consiste en desarrollo e integración. El desafío es transformar a los seguidores en un conjunto equilibrado capaz de sostener una acción unificada y cooperativa.

Exigencia por la aportación de valor. Rara vez uno entraba en su despacho con una idea o trabajo definitivo…siempre había margen de mejora. No voy a negar la frustración que esto solía generar, pero cuando veías la mejora hecha realidad, la

satisfacción quedaba por encima de todo al obtenerse un trabajo de calidad, con productividad y relaciones fructíferas para todos.

Sentido común. Aun recuerdo la siguiente frase….”El desarrollo de personas en una organización, no es más que sentido común…”. Es una de estas frases que te acompañan el resto de tu vida. Y es que al final, las personas que acaban siendo
referencia siempre huelen a coherencia y sentido común.

Como dice Francesc Magrané Mas, el sentido común tiene mucho que ver con el no dejarse llevar por actitudes personalistas, estar abierto al cambio, pensar que no se tiene la razón eterna, aceptar opiniones distintas, buscar la opinión de aquellos
colaboradores que conocen mejor el tema, observar lo que ocurre en el entorno, reconocer equivocaciones y fallos, etc. Y es que curiosamente, a pesar de lo fácil, sencillo y positivo que todo esto pueda parecer, se ha convertido en una realidad la
ausencia del sentido común en las organizaciones, o si no, recordemos el dicho español que dice: El sentido común es el menos común de los sentidos.

Todos estos ingredientes fui capaz de observarlos y vivirlos en primera persona en la figura de mi primer Manager. Y lo curioso es que fue mucho antes de haber conocido las grandes reflexiones y teorías de autores como Peter Drucker, Juan Carlos Cubeiro o S. Covey… Tras más de 8 años dedicándome a trabajar con personas, pasar por esta experiencia, ha supuesto que mi exigencia se eleve, y que, al margen de la misión que cumpla, mi aspiración sea siempre la de construir un equipo, en el que el desarrollo, la autoexigencia, el criterio, la aportación de valor y el sentido común, estén presentes…
Y finalizo este artículo dando las GRACIAS a todas las personas que con sus valores, trabajo y ejemplo consiguen inspirar a otros, recordándoles igualmente, la gran responsabilidad que eso conlleva.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿A qué te gustaría que tu director de RRHH aplicará la innovación?
A la adopción de nuevas tecnologías y sistemas de trabajo digitales
Al cuidado de la salud y el bienestar de los empleados
Al liderazgo y a su gestión de RRHH
A aspectos sociales como la sostenibilidad, inclusión o diversidad
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2021 RRHHDigital