25 de julio de 2024
RRHHDigital - El periódico online referente en Recursos Humanos

Mírala, porque no es invisible.

Mírala, porque no es invisible.

En tiempos de los Silver Surfers y del análisis de la situación de los empleados “mayores”, RECORDÉ UN CASO, UNA HISTORIA CONCRETA …Y UNA CARTA.

Una de mis primeras candidatas directivas, una mujer más cerca de los 60 que de los 50 llegó a mí realmente destrozada. Le sugerí que escribiera o ventilara todo lo posible. Y lo hizo.

He buscado esa carta y he intentado resumirla para no cansaros. Decía así:

Mírame, no soy invisible.

Mírame, porque sigo existiendo.

Mírame, porque no soy transparente.

Había leído libros y ensayos sobre “la mujer invisible” y estaba preparada para navegar por esa etapa de la vida en la que la mujer, que ha sido novia, esposa y luego madre de sus hijos, parece desaparecer de la vida pública. 

Pero lo que nadie me había contado es que un día sin saber cómo ni por qué, me convertiría en la profesional invisible.

Porque invisible eres cuando miran a través de ti, como si fueras transparente.

Eres Invisible cuando se habla en grupo en el despacho, opinas y recibes respuestas tipo “no, es que esto es cosa de …fulanito, menganito o el departamento x”.

Porque invisible eres cuando no cuentan contigo para un proyecto, un nuevo desarrollo, un evento importante, una ponencia, un viaje de trabajo.

Empecé a escuchar excusas para no darme esas responsabilidades, algunas condescendientes “no queremos que te canses”, otras despectivas “bueno, a ti esto te va a costar mucho entenderlo, mejor no te lo paso”:

Empecé a reclamar, que no a pedir y la respuesta siempre era “Lucía, debes ser generosa, abrir espacios a gente más joven, darles oportunidades”.

Contraté los servicios de un coach profesional, aprendí a pedir claramente y no a reclamar con subterfugios, ¡y fue un éxito!…en mi vida personal, porque en la profesional, como era transparente, cuando arrancaba mi petición formal, los ojos de mi interlocutor o sobrevolaban por encima de mi cabeza o simplemente atravesaban mi cuerpo transparente.

Entonces probé a pedir por escrito, y así tenía tiempo para reflexionar mis palabras. Curiosamente, nadie recordaba haber recibido nunca mis correos.

Reflexioné mucho sobre lo que me decían “Lucía, debes ser generosa, abrir espacios a gente más joven, darles oportunidades”. Y comprendí que tenían razón, pero tampoco nadie me preguntó cómo quería que hiciéramos ese traspaso. Nadie me preguntó cómo me sentía, qué necesitaba, qué podía ofrecer a mis compañeros. ¡Y qué podían ofrecerme ellos a mí!.

Empecé a descubrir errores de los demás, no porque fuera más sabia, sino porque era más vieja y había caído previamente en los mismo. Quise alertar, aportar las soluciones que yo supe encontrar en similares circunstancias, pero como era invisible y transparente seguían sus miradas sobrevolando mi cabeza.

Dejaron de darme proyectos y un día llegó un doloroso despido, un entendible despido, mis funciones eran mínimas y mi puesto prácticamente desapareció redistribuido entre ocho compañeros. Yo hubiera hecho lo mismo.

El texto era mucho más largo, he querido traeros su esencia.

Lucía se colocó en un lugar donde sus opiniones y su experiencia eran valoradas, disfrutó de seis hermosos años de nueva vida profesional y hoy es una alegre y jubilada abuela, activa y saludable.

Pero en mi cabeza resuenan sus palabras…

Mírala, porque no es invisible.

Mírala porque sigue existiendo.

Mírala, porque no es EN ABSOLUTO transparente.

Sección patrocinada por

NOTICIAS RELACIONADAS

DEJA UNA RESPUESTA

Los comentarios están cerrados.

Lo más leído
Los lectores Opinan


¿Cuál consideras que es el mayor desafío en la implementación de medidas de seguridad en las empresas?

Ver los resultados

Cargando ... Cargando ...

Regístrate en el boletín de RRHHDigital

* indicates required
Opciones de Suscripción
En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 5 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal (en adelante, "LOPD"), EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL., le informa de que los datos de carácter personal que nos ha proporcionado mediante la cumplimentación de cualquier formulario electrónico que aparece en nuestras Web Site, así como aquellos datos a los que EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. acceda como consecuencia de su navegación, de la consulta, solicitud o contratación de cualquier servicio o producto, o de cualquier transacción u operación realizada a través de las Webs de nuestro grupo editorial EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL., serán recogidos en un fichero cuyo responsable es EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. provista de CIF B86103140 con domicilio a estos efectos en Calle Comandante Franco, 24 28016, Madrid. Con carácter general, los datos de carácter personal que nos proporcione serán utilizados para atender sus solicitudes de información, así como informarle sobre nuevas actividades, productos y servicios de EDICIONES DIGITALES SIGLO 21, SL. Aquí puede leer nuestro aviso legal y política de privacidad.
rrhhdigital