TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Cuatro razones por las que el coaching aumenta tus posibilidades laborales tras el COVID-19

El coaching juega un papel clave como proceso de acompañamiento que completa la formación del profesional, ayudándole a trabajar y mejorar ciertas capacidades o habilidades y haciéndole crecer como persona y profesional, con un enfoque positivo de la vida

POR RRHHDigital, 12:15 - 05 de Mayo del 2021
Cuatro razones por las que el coaching aumenta tus posibilidades laborales tras el COVID-19

La pandemia del coronavirus ha revolucionado por completo el mundo empresarial. Además de un cambio en los hábitos y lugares de trabajo, surgen nuevos retos y dificultades a los que las empresas deben enfrentarse. Y, para ello, se requieren nuevas estrategias y enfoques, nuevos perfiles profesionales más completos si cabe, en los que la inteligencia emocional va a jugar un papel clave.

Como ya apuntan varios estudios (como el realizado por Ernst & Young España y Future For Work Institute), entre 2020 y 2022 las empresas apostarán por profesionales más capacitados y formados para ayudarlas a afrontar esta nueva era post COVID.

¿Cómo es este trabajador que demandan ahora las empresas? ¿Qué aptitudes y capacidades le hacen ser más atractivo y mejor valorado a la hora de competir hoy por un puesto de trabajo?

Profesionales más creativos y con alta capacidad de análisis y habilidades digitales, pero también más inteligentes emocionalmente, con dotes de liderazgo positivo y de trabajo en equipo. Y aquí es donde el coaching juega un papel clave como herramienta de desarrollo tanto personal como profesional. Un proceso de acompañamiento que completa la formación del profesional, ayudándole a trabajar y mejorar ciertas capacidades o habilidades y haciéndole crecer como persona y profesional, con un enfoque positivo de la vida.

Como asegura Teresa Zafra, coach y fundadora de Oblu Coaching, “la pandemia ha dejado claro que las reglas del juego han cambiado, y las empresas tenemos que adaptarnos para poder seguir participando en él. Toca apostar de verdad por un nuevo enfoque, un nuevo modelo de trabajo, de equipos y líderes motivados e involucrados con la empresa. Y el coaching es precisamente la llave que posibilita este cambio”.

¿Cuáles son las nuevas habilidades que demandan las empresas y cómo puede ayudar el coaching a conseguirlas o mejorarlas?

Más allá de formación y educación, y de las capacitaciones y conocimientos profesionales, hay una serie de cualidades o habilidades que las empresas empiezan a valorar de forma especial:

1. Más resilentes

Llamamos resilencia a la cualidad que tiene el ser humano de sobreponerse a las situaciones de adversidad sin perder su capacidad para ser feliz. Afrontar los problemas o las dificultades es especialmente complicado en situaciones concretas, como puede ser una pandemia.

Un proceso de coaching nos ayuda a entrenarnos en este sentido, y mejorar nuestra capacidad para hacer frente a las adversidades, a convertirnos en personas más resilentes, también en el terreno profesional.

A veces nos exponemos a situaciones realmente complicadas en nuestro entorno laboral, que pueden llegar a generar picos importantes de estrés y ansiedad. Aumentar nuestra capacidad de resilencia nos ayudará a controlar esas situaciones límite, a no hundirnos ante un problema grave y poner nuestro foco en buscar soluciones, siempre con una actitud positiva”, asegura Teresa Zafra.

2. Más positivos y proactivos

Autoestima, autoconocimiento, independencia, empatía… Las empresas demandan un profesional más positivo, capaz de gestionar y controlar sus emociones y de tomar perspectiva de las posibles dificultades y conflictos que puedan surgir en el entorno laboral, aumentando su capacidad para superar barreras frente a posibles cambios.

¿Cómo trabajar todas estas habilidades para convertirse en ese candidato ideal que buscan las empresas? De nuevo, el coaching proporciona las herramientas y técnicas necesarias para ayudarnos a mejorar nuestra gestión emocional ante situaciones de estrés (ya sea por cambios organizativos, estratégicos, transformación digital o conflictos que se generan en el día a día laboral), y nos permite lograr una actitud personal y profesional más positiva y eficaz, que lleva a mejores resultados.

3. Mejores líderes

La idea del antiguo jefe del “ordeno y mando” ha pasado a la historia. La figura del líder tradicional deja paso al ‘líder constructivo’ o ‘líder coach’, con facilidad para manejar las relaciones interpersonales en el entorno laboral, de motivar al equipo, de fomentar la creatividad y el talento individual, de aprovechar y creer en las fortalezas de sus colaboradores…

Se trata de un estilo de dirección diferente al tradicional, que se conoce como liderazgo constructivo. Y para abordar este proceso de reconversión de sus líderes, las empresas necesitan de las herramientas y técnicas que proporciona el coaching ejecutivo, cuyo objetivo principal se centra en lograr un cambio sostenido en el comportamiento de un ejecutivo, ya sea para la mejora de su rendimiento y/o mejora de su ambiente laboral. Mediante el coaching ejecutivo, se desarrollarán las habilidades de liderazgo desde un punto de vista positivo y constructivo”, asegura Teresa Zafra.

4. Más asertivos, mejores comunicadores

Otra de las habilidades fundamentales que se necesitan para desarrollar un buen liderazgo es la comunicación. Hoy las empresas demandan profesionales con capacidad para comunicarse de forma asertiva, con una mayor habilidad a la hora de expresar sus ideas, opiniones y emociones de manera firme y clara, en el momento justo y a la persona indicada. Y, al mismo tiempo, a este nuevo modelo de líder/directivo se le pide que domine la escucha activa, la clave de una buena comunicación (tanto a nivel personal como profesional).

Escuchar de forma activa es comprender lo que el otro nos dice desde su punto de vista, evitando juzgarle, algo que no siempre resulta sencillo si lo trasladamos sobre todo al ámbito laboral.

Escuchar al otro de forma activa es un gran ejercicio de empatía, una habilidad que para desarrollarla requiere de tiempo, trabajo y de una buena y bien definida metodología. En este sentido, el coaching facilita las herramientas necesarias para conseguir convertirse en este nuevo líder coach que demandan cada vez más las empresas: que se comunica mejor, que lidera desde un enfoque positivo y motivador, que es más asertivo, empático, resilente y que, en definitiva, cuenta con una mayor inteligencia emocional porque ha trabajado para desarrollarla”, concluye Teresa Zafra.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo crees que será el regreso al trabajo tras las vacaciones de verano?
Se volverá a un modelo cada vez más presencialista hasta recuperar el sistema anterior
Aunque se mantendrá un modelo de trabajo híbrido irán aumentando los días de asistencia presencial a la oficina
La mayoría de empresas apostarán por un teletrabajo total o un modelo 100% flexible
No habrá cambios significativos, se mantendrá la tendencia híbrida de los últimos meses
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2021 RRHHDigital