TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Las mujeres ya no eligen entre familia y empleo, sino entre carrera profesional y vida personal
POR RRHH Digital, 00:31 - 08 de Marzo del 2010
Las mujeres ya no eligen entre familia y empleo, sino entre carrera profesional y vida personal

RRHH Digital. La sociedad tiene asumido el papel de la mujer en el mercado laboral y la necesidad de contar con su conocimiento y experiencia para mejorar la competitividad dentro de las empresas. Sin embargo, la mujer se enfrenta ahora a una nueva disyuntiva: ya no tiene que elegir entre trabajo y familia, sino si quiere desarrollar una carrera profesional con proyección a largo plazo o por el contrario prefiere centrarse en su vida personal.

Ante este cambio de tendencia, Randstad, líder en soluciones de recursos humanos, quiere ahondar en el papel de la mujer para ofrecer un mapa de su situación en el mercado de trabajo.

La mujer afronta multiplicidad de roles: trabajadora, ama de casa, madre… Todo ello fruto de compaginar trabajo fuera y dentro de casa. Hasta hace relativamente poco tiempo el debate soportado al respecto obedecía a una dicotomía, elegir entre vida laboral y vida personal. Actualmente parece que se ha avanzado en esta línea y el debate ya no es elegir entre trabajo y familia, sino entre proyección profesional y maternidad.

María Ángeles Tejada, miembro del consejo ejecutivo de Randstad y presidenta de la Fundación Internacional de la Mujer Emprendedora (FIDEM), confirma esta nueva realidad. “No es casualidad que en estos años los resultados académicos y el nivel de preparación técnico de las mujeres no sólo se ha equilibrado con el género masculino, sino que se ha superado en muchos ámbitos. Todo ello, ha traído como consecuencia la asunción de nuevos retos dentro del mundo del trabajo”, explica.
De ahí que aparezca un nuevo panorama para la mujer, pues a menudo su futura promoción profesional no depende sólo de su capacidad sino de la forma en que gestione su conciliación. La mujer cuenta con la formación, la experiencia y el apoyo de la empresa para promocionar, pero cuando llega el momento de hacerlo coincide con el momento en el que debe elegir si quiere o no ser madre.

Este momento suele coincidir con la segunda etapa profesional de las mujeres, es decir, cuando ya han terminado con éxito sus estudios, han adquirido suficiente experiencia laboral y han encontrado estabilidad laboral. Esta elección es la que determina en muchos casos que la mujer “se estanque” profesionalmente y prefiera conciliar trabajo y familia que desarrollar un futuro profesional pensando en un cargo de mayor responsabilidad y, por tanto, para el que es necesaria una mayor dedicación para ejecutarlo con éxito.

Esto supone un cambio significativo en la forma en la que las mujeres se plantean su futuro profesional respecto a hace sólo unos años. Ya no se trata de elegir entre un camino u otro sino en el éxito de los mismos. Para ello muchas mujeres deciden, temporalmente, dejar su carrera profesional para dedicarse a tiempo completo o parcial a su familia, lo que no implica alejarse definitivamente del mercado laboral. De igual modo, otras profesionales eligen no ser madres para consolidar carreras profesionales reconocidas. Se trata, en definitiva, de una elección. Cabe preguntarse, no obstante, si esto implica una ineficiencia de las políticas de conciliación y del mercado, o se trata de la mejor manera de compaginar ambos mundos.

La conciliación como solución

Para que hombres y mujeres tengan las mismas oportunidades en el entorno laboral, los hombres tienen que asumir una carga de responsabilidad similar con las tareas domésticas, los hijos, los mayores, etc., asumiendo parte de la conciliación.

Conciliar es eminentemente una cuestión de tiempo disponible. Se trata de compartir el tiempo entre actividades laborales y personales, con el objeto de atender a familiares o personas dependientes. María Ángeles Tejada reconoce que uno de los mayores debates de los últimos años en el ámbito de los recursos humanos tiene que ver precisamente con la conciliación entre la familia y el trabajo: “Estimo que el tema no puede analizarse sólo desde una óptica profesional y, por tanto, merece que lo subamos de nivel, ya que está directamente relacionado con cómo vivimos nuestra vida laboral y personal, el tiempo que nos dedicamos a nosotros mismos, la congruencia con nuestros valores y nuestro éxito individual”.

Esto incidirá directamente en las políticas de recursos humanos de las compañías: “Las empresas vinculan cada vez más el valor profesional con el conocimiento crítico y con ello adquiere un valor relevante la productividad y la calidad del trabajo, mucho más que el tiempo de presencia en el puesto de trabajo, ya que el escenario empresarial pragmático, y sin resultados, no hay nada que conciliar porque puede que no exista ni siquiera el puesto de trabajo”.

De hecho, la conciliación se presenta como uno de los aspectos más valorados por los españoles en edad de trabajar cuando buscan una empresa para trabajar, demostrando esta nueva preocupación en el mercado. Y, en concreto para las mujeres, se une a otros aspectos que le permiten desarrollar con mayor facilidad su trabajo, como una fácil localización de la compañía o un ambiente de trabajo agradable.

La mujer en puestos de responsabilidad

La presencia de la mujer ha ido incrementándose en el mercado laboral español desde la década de los 80. No obstante, en un mercado mixto y ya consolidado la paridad sigue planteándose como un reto. Muestra de ello son las distintas políticas o acciones gubernamentales orientadas a la paridad entre hombres y mujeres.

Una de ellas ha sido la de la Unión Europea (UE), que se ha marcado como objetivo reducir la tasa de desempleo femenino y alcanzar la tasa del 60% de empleo femenino. Si atendemos a las cifras oficiales, la UE camina hacia la consecución de dicho objetivo, a pesar de que las divergencias entre estados miembros es evidente. España, por su parte, alcanza el 51,51% de empleo femenino según datos de Eurostat (octubre 2009) y tal y como se comentaba anteriormente, esta cifra va aumentando gracias a la incorporación de personas inactivas al mercado laboral.

Pero los puntos más controvertidos tienen que ver con el salario y con los puestos de responsabilidad en las empresas. El número de mujeres que ostentan altos cargos en empresas desciende proporcionalmente cuanto mayor es la compañía. Además, todavía es destacable la desigualdad en los salarios, basada en la desigualdad en ocupaciones, en tipo de jornada y en tipo de contrato.

De hecho, todavía son ellas quienes eligen en mayor medida jornadas parciales, pues una de cada cuatro mujeres que trabaja lo hace a tiempo parcial. Siendo la proporción entre hombres muy inferior, no llega a 1 de cada 20.

La mujer en el mercado laboral

Pese a estos datos, las mujeres han demostrado su implicación en el mercado laboral, tal y como ha demostrado la crisis. Las mujeres han resistido mejor su posición en el mercado, a pesar de que cuentan con relaciones contractuales más efímeras con las empresas.

En cuanto al desempleo, éste ha afectado tanto a hombres como mujeres, pero no con la misma intensidad. Aunque las mujeres han sufrido tradicionalmente durante años tasas de paro más elevadas, que la crisis incidiera en sectores eminentemente masculinos como la construcción o la industria provocó que aumentara el desempleo entre los varones.

La crisis, sin embargo, ha generado importantes diferencias por grupo de edad. Entre los jóvenes, el paro es muy superior entre las mujeres. Por el contrario, el desempleo femenino es menor que el masculino entre los mayores de 55 años.

Si atendemos a la ocupación por grupos de edad y sexos se observa que mientras que entre los varones la ocupación disminuye en todos los grupos de edad, la tasa de ocupación entre las mujeres ha aumentado a partir de los 40 años.

Además, con la crisis no se ha frenado la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo y mes a mes aumenta su tasa de actividad, una tendencia contraria a la que sufre la población activa.

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo será el 2023 en términos empresariales y laborales?
Se mantendrá en la misma línea que 2022
La situación mejorará en comparación a los años anteriores
Se avecinan tiempos muy duros, no se espera una 'remontada'
Habrá que esperar al primer trimestre para hacernos una idea
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2023 RRHHDigital