TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
¿Cuáles son los principales errores que delatan a los españoles pronunciando inglés en reuniones internacionales?

Con la vuelta al trabajo vuelven, también, las reuniones internacionales. Aunque a día de hoy nuestro nivel de inglés es bastante competente, muchas veces a los españoles se nos reconoce por según qué expresiones o fallos de pronunciación que nos delatan frente a otros colegas cuyo idioma materno es el inglés o de otros países. Preply, la plataforma de aprendizaje de idiomas a través del método Live Learning, ha recopilado una serie de consejos y recomendaciones para detectar y evitar estos detalles y poder hablar inglés, cada vez más, como verdaderos nativos.

12:15 - 02 de Septiembre del 2022
¿Cuáles son los principales errores que delatan a los españoles pronunciando inglés en reuniones internacionales?

Una sala de reuniones. Varios asistentes extranjeros y solo uno español, ¿nos reconocerían? Aunque a día de hoy nuestro nivel de inglés es bastante competente, hay ciertas expresiones que nos pueden delatar en una reunión de trabajo con compañeros cuyo idioma materno es el inglés o de otros países.

La búsqueda o la mejora del empleo es una de las razones más importantes que esgrimen las personas que deciden estudiar inglés, ya que trabajar en entornos internacionales o incluso en el extranjero puede suponer mejoras sustanciales a nivel salarial y de crecimiento profesional. Los expertos de la plataforma de aprendizaje de idiomas especializada en live learning Preply han elaborado esta lista de consejos y puntos de mejora específicos para los españoles:

  • Pronunciación: Los españoles tendemos a pronunciar la hache como jota (especialmente los procedentes del centro del país) cuando, en realidad, la hache anglosajona es una consonante que debemos aspirar y que por tanto suena mucho más suave. Así, nuestro saludo podría sonar como “jow” are you y revelar nuestra procedencia geográfica ante nuestro interlocutor. A la hora de hablar, uno de nuestros hándicaps es que existen 12 sonidos vocálicos en inglés, frente a solo 5 en español. Esto complica enormemente que diferenciemos entre palabras como sheep (oveja) y ship (barco) dando lugar a hilarantes confusiones.
  • Velocidad: Según un estudio de la revista Language el español habla un 26% más rápido que el hablante anglosajón, esta locuacidad hace que nuestros interlocutores tengan más difícil entendernos. La clave estaría en pausar nuestro discurso, poniendo el acento en las palabras más importantes (keywords) de cada una de las frases que pronunciamos. El nativo angloparlante suele utilizar oraciones cortas, así que hagamos lo mismo.
  • Gramática: Tratemos de evitar algunos errores muy comunes entre los españoles, como el uso excesivo del artículo the para hablar de cosas generales o la confusión de género entre artículos o posesivos (her y his, que en español se traducirían por un neutro su). Las preposiciones son otra de nuestras asignaturas pendientes y a menudo las mezclamos, así como el orden de las oraciones.
  • Vocabulario: Seguro que a lo largo de nuestra vida académica nos han hablado de los famosos false friends. Pues bien, también existen en el Business English y pueden llevar a malentendidos si no se manejan adecuadamente: agenda, por ejemplo, sería el programa del día y no un cuaderno donde anotamos nuestros planes; carpet es alfombra mientras que carpeta se dice folder, y argument no significa argumento sino discusión, algo que deseamos evitar en toda reunión de trabajo.
  • Variedad: Leer, ver programas en versión original y practicar con nativos en inglés nos ayudará a reconocer y a integrar nuevas expresiones y giros que enriquezcan nuestro discurso, es el caso de “last but not least”, del que abusamos al sentirnos cómodos por ser similar a “por último pero no menos importante”. Del mismo modo, solemos usar siempre los mismos tiempos verbales (el past simple y el presente), empobreciendo así nuestro uso del lenguaje.

Además de todas estas cuestiones gramaticales y de pronunciación, también existen diferencias culturales que pueden interferir en el buen entendimiento entre dos personas en un ambiente de trabajo, y que son tan importantes como las primeras, como los horarios, la perspectiva cultural sobre el tiempo, la conversación sobre temas personales o, sin ir más lejos, el saludo.

En cualquier caso, en un ambiente internacional todos los acentos son bienvenidos y los errores están a la orden del día, la clave para la fluidez está en no temer meter la pata y superar la barrera de la vergüenza. Integrarnos y hablar inglés como lo hacen los nativos es, según los expertos de Preply, una cuestión que tiene más que ver con la confianza y con la práctica que con los conocimientos teóricos.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuál es el formato ideal para trabajar en julio y agosto
Trabajo 100% presencial sin reducciones
Jornada intensiva presencial
Jornada intensiva con flexibilidad
Teletrabajo total
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital