TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
El paro de larga duración: el reto pendiente del mercado laboral español

  • El mercado laboral deja atrás la pandemia, superando el umbral de los 20 millones de afiliados, si bien todavía hay en España 3,1 millones de parados y la mitad de ellos lleva más de un año en esta situación.
  • España encadena 13 años con más de un millón de parados de larga duración, y que, durante este tiempo, el mercado laboral ha experimentado dos grandes momentos de creación de empleo: el periodo 2014-2019 posterior a la crisis financiera y el periodo 2021-2022 posterior a la pandemia de la Covid-19.
  • Cuanto más tiempo permanezca una persona en desempleo, más difícil le resultará reincorporarse a un puesto de trabajo.
  • La capacidad para abandonar el desempleo es inversamente proporcional a la edad
  • A mayor formación, menor probabilidad de permanecer desempleado durante más de un año.

12:15 - 01 de Junio del 2022
El paro de larga duración: el reto pendiente del mercado laboral español

El mercado laboral deja atrás la pandemia, superando el umbral de los 20 millones de afiliados, si bien todavía hay en España 3,1 millones de parados y la mitad de ellos lleva más de un año en esta situación. La temporalidad actúa como palanca hacia el empleo de este colectivo de parados de larga duración, compuesto mayoritariamente por mayores de 55 años, mujeres y personas con un nivel formativo bajo. A pesar de que España es el país europeo con mayor tasa de paro, italianos, griegos o portugueses permanecen en esta situación más tiempo que los españoles. Únicamente dos de cada tres parados de larga duración recibe una prestación, aunque existe una importante heterogeneidad regional en este indicador.

Los nuevos datos de afiliación han puesto de manifiesto que la pandemia ya ha quedado atrás, al menos en materia laboral. Los más de 20 millones de trabajadores afiliados al sistema suponen un hito histórico. Para confirmar la robustez de la recuperación económica, faltará que los datos de crecimiento de PIB acompañen al buen comportamiento del mercado de trabajo. No obstante, en este último ámbito, la reforma laboral se ha enfocado en limitar la temporalidad, los ERTES y el SMI (insiders del mercado laboral), pero ha ignorado en parte a los outsiders (parados), en especial a los de larga duración.

Actualmente hay en España 3,1 millones de personas que desearían trabajar y que activamente buscan un empleo que no encuentran, de los cuales 1,5 millones llevan en esta situación más de un año. Lo realmente llamativo es que nuestro país encadena 13 años con más de un millón de parados de larga duración, y que, durante este tiempo, el mercado laboral ha experimentado dos grandes momentos de creación de empleo: el periodo 2014-2019 posterior a la crisis financiera y el periodo 2021-2022 posterior a la pandemia de la Covid-19, lo que pone de manifiesto las dificultades para encontrar empleo de este colectivo.

En lo relativo al tránsito entre el desempleo y la ocupación, el fenómeno de histéresis resulta determinante: cuanto más tiempo permanezca una persona en desempleo, más difícil le resultará reincorporarse a un puesto de trabajo. En el 1T22, un desempleado que llevara en paro menos de un año tuvo casi tres veces más probabilidades de encontrar un empleo que uno que llevara más de un año en esta situación. Para los trabajadores que llevan más de un año en paro, los contratos temporales actúan como un trampolín hacia la ocupación, al minimizar los riesgos que afrontan los empleadores cuando contratan a una persona que lleva tanto tiempo sin trabajar y reforzar sus habilidades profesionales con la experiencia y la formación que se provee.

Por otro lado, la capacidad para abandonar el desempleo es inversamente proporcional a la edad, o, dicho de otra forma, las personas mayores tienen una mayor probabilidad de permanecer en paro durante más de doce meses seguidos. Tres de cada cuatro mujeres y dos de cada tres hombres en paro mayores de 55 años lleva en esta situación más de un año. Las mujeres exhiben una mayor dificultad para abandonar el desempleo que los hombres: un 50% de las desempleadas lleva más de un año en paro frente a un 44% de los hombres. La brecha de género en este ámbito se comienza a percibir a partir de los 40 años de edad, coincidiendo con el momento de la maternidad.

Otro factor relevante que determina la empleabilidad de los parados es su nivel formativo. Así, a mayor formación, menor probabilidad de permanecer desempleado durante más de un año. El 52% de los parados que han completado como máximo la educación obligatoria lleva más de un año en esta situación, frente a un 43% de los posee un título universitario. Esto pone de manifiesto la importancia de la formación a lo largo de la vida laboral, algo fundamental para las personas mayores, que les permita actualizar sus competencias a las nuevas demandas del mercado, que cambian a gran velocidad como consecuencia del proceso de transformación digital.

No obstante, la situación española no resulta una anomalía en el contexto europeo. Es más, si bien España arroja la mayor tasa de paro de la Unión Europea (13,3% en el 4T21), no son los parados españoles quienes más tiempo permanecen en esta situación. De acuerdo con los datos de Eurostat, el 42,8% de los desempleados españoles entre 15 y 74 años llevaba más de un año en paro, frente a un 68% de los eslovacos, un 65% de los griegos, un 61% de los italianos o un 48% de los portugueses. En el lado opuesto encontramos a Dinamarca y Países Bajos, donde apenas uno de cada cinco parados lleva más de un año en esta situación.

Los desempleados de larga duración se enfrentan a su vez al desafío de obtener unos ingresos suficientes. Una vez agotada la prestación por desempleo, estas personas pueden optar al subsidio por desempleo en el caso de tener responsabilidades familiares o, en caso contrario, a la renta activa de inserción. A marzo de 2022, alrededor de dos de cada tres personas que llevaban más de un año en desempleo recibió algún tipo de prestación.

No obstante, la tasa de cobertura de los desempleados de larga duración es heterogénea en función de la Comunidad Autónoma. En general, existe una correlación positiva entre el número de parados que llevan más de un año desempleados, y el porcentaje de estos que recibe una prestación. Así, los desempleados canarios, manchegos y valencianos son los que más tiempo llevan en desempleo (junto con los vascos), y los que más prestaciones cobran una vez que se encuentran en esta situación. La situación en Navarra, Aragón, La Rioja o Baleares arrojaría un escenario inverso.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuáles creéis que son las claves para la recuperación empresarial en nuestro país?
El ahorro económico
La apuesta por los propósitos sociales y sostenibles
Políticas centradas 100% en los empleados: bienestar, felicidad…
La innovación y la transformación digital
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital