TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
SBC Forum
Susana Sosa, Directora de Servicio de Adecco Professional
Para ser un Superboss, no basta con parecer bueno, hay que serlo
POR Susana Sosa, Directora de Servicio de Adecco Professional, 00:00 - 26 de Septiembre del 2013

RRHH Digital Las consultoras de selección especializadas en la búsqueda y selección de mandos intermedios y directivos, junto con los Departamentos de Recursos Humanos, jugamos un papel crítico en este desafío.

Somos los responsables de seleccionar al mejor directivo para una organización, ¿pero estamos seguros de hacerlo de la forma correcta?, ¿cómo podemos asegurar que estamos seleccionando al mejor profesional para desempeñar un determinado puesto? ¿están nuestros candidatos preparados para este desafío?

Hay grandes autores que han hablado del papel de los gerentes y directivos de las organizaciones. Existen distintas teorías, pero fijémonos en uno de los grandes expertos, Minztberg, Profesor de la Universidad  McGill de Canadá. Se ganó el mote de “mosquito” por ser el autor de varias publicaciones sobre negocios y gestión. Minztberg, en su trabajo del “enfoque de roles”, habla de lo necesario que es desarrollar las habilidades necesarias para los distintos roles que debe desempeñar un directivo.  Los divide en tres grandes grupos: 1) Roles Interpersonales; 2) Roles de Información y 3) Roles de decisión. Él concluyó que, en realidad, el trabajo de un líder implica adoptar diferentes roles en diferentes situaciones.

Otros estudios de distintos autores han llevado a la práctica un trabajo de entrevistas a distintos directivos, de distintos sectores, como Salud, Defensa, Telecomunicaciones, Servicios, etc… El análisis de esa investigación concluye que las afirmaciones más reiteradas por los propios directivos fueron que las habilidades necesarias para desempeñar sus propias funciones con éxito son:

    . Comunicación verbal (incluye la escucha)
    . Administración del tiempo y del stress
    . Administración de decisiones individuales.
    . Identificación, definición y solución de problemas.
    . Motivación e influencia sobre otros.
    . Delegación.
    . Establecimiento de metas y articulación de una visión.
    . Autoconocimiento.
    . Desarrollo y trabajo en equipo
    . Administración de conflictos.

Tanto el trabajo de Minztberg, como de otros profesores de universidad expertos en la materia, tienen una fácil traducción a competencias y, por lo tanto, a comportamientos observables; esta es la tabla de salvación de las consultoras y departamentos de RRHH, e igualmente para los candidatos que deseen desempeñar una función directiva, la buena noticia es que las competencias se pueden aprender, se pueden desarrollar y desde luego se pueden medir, de una forma objetiva.

Minztberg trató esto en su libro, “Formación de Directivos, no de MBA’s”, señalaba: he acabado creyendo que la formación para la dirección deberá estar dirigida a personas que posean una experiencia organizativa considerable junto con una capacidad de líder, así como la inteligencia necesaria.

Pero, además de todo esto, no debemos olvidarnos del entorno, un entorno cambiante, rápido, inestable, desconocido…, ¿qué significa esto? que no basta con seleccionar el directivo que necesitamos ahora mismo, sino que además deberemos preguntarnos cuáles son las habilidades que necesitaremos en el futuro.

Y otra derivada más, ¿qué necesitan las personas que van a ser lideradas por estos SuperBoss? También hay buenas noticias: los colegas piensan igual que sus jefes, los estudios revelan que más de un 40% cree que es fundamental que sepan liderar, que inspiren confianza, que sepan escuchar, que sean capaces de enseñar sus conocimientos, que sepan delegar. Ven en el líder un ejemplo y quieren sentirse orgullosos de trabajar con él, con lo que también juega un papel crítico el factor humano.

Con todo esto, la conclusión es que no es tarea fácil seleccionar a un SuperBoss. No solamente es necesario que el candidato posea una experiencia y formación técnica acorde para el sector y puesto en el que vaya a desempeñar su función, sino que además debe tener desarrolladas competencias críticas de comunicación, liderazgo, desarrollo de personas, influencia, análisis y resolución de conflictos y visión estratégica. Debe ser, además, un buen gestor de recursos y de personas y tener una clara orientación hacia los resultados y objetivos del área y de la organización en su conjunto.

Para ser un Superboss, no basta con parecer bueno, hay que serlo.

RRHH Digital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo ha afectado el coronavirus en tu empresa?
No ha habido ningún cambio y solo piden precaución
Me han suspendido mi contrato
Obligación o fomento del teletrabajo
Prohibición de viajar al extranjero
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital