TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
HR Hybrid Forum
Paulo Rodríguez, director de Innovación de Dropbox EMEA
La evolución del trabajo: de inteligente a distribuido
POR Paulo Rodríguez, director de Innovación de Dropbox EMEA, 00:01 - 04 de Septiembre del 2020
La evolución del trabajo: de inteligente a distribuido

Históricamente hemos trabajado de forma ineficiente por diversos motivos: el entorno de trabajo, procesos y plataformas inadecuadas, falta de definición de objetivos o simplemente objetivos erróneos. Todos estos factores han impedido que nuestros equipos alcanzasen un mayor grado de efectividad y productividad. Creíamos que la tecnología iba a venir a salvarnos, era nuestra gran esperanza, pero no ha sido así. A pesar de que en la UE el número de profesionales TIC creció un  39,1 % del 2011 al 2018, este incremento tecnológico no ha resuelto el problema. Y no ha sucedido porque los profesionales TIC nos hemos centrado en implementar tecnología, pero sin poner a los usuarios en el centro de nuestro universo. La componente humana es crítica para el éxito de cualquier cambio tecnológico.

Cuando nos contratan en una empresa se espera de nosotros que demos el 100x100 y que seamos lo más productivos posible. Pero la vida de urgencia en la que vivimos y el estrés que nos rodea hacen que concentrarse sea una tarea complicada. Esta es la “paradoja de la productividad”: por un lado la tecnología nos ha permitido hacer más cosas, más rápido y de una forma que antes no podíamos haber imaginado. Y por otro lado, ha contribuido a las ineficiencias y la falta generalizada de concentración. 

A lo largo de la historia han surgido distintos inventos que han cambiado nuestra vida a nivel personal y profesional. Hace apenas 12 años el primer iPhone transformó nuestra sociedad. En un principio contar con más tecnología y tenerla en la palma de la mano era algo bueno. Pero entre notificaciones de email, mensajes de Slack, grupos de WhatsApp del colegio, etc. nos vemos abrumados. Lo cierto es que lo que necesitamos es una tecnología que sea inteligente. Esa que nos permita hacer un buen uso de nuestro tiempo. Y en el entorno laboral, esto pasa por tener un espacio de trabajo inteligente.

Este espacio debe permitirnos utilizar las herramientas y aplicaciones que mejor encajen con el trabajo que estamos haciendo. Aquellas que nos faciliten las tareas y que nos ayuden a conseguir un mejor resultado. Que nos permita tener siempre a mano la versión más reciente de los archivos en los que estemos trabajando, que se adapte a mis necesidades y a las de la gente con la que trabajo. En un mismo día puedo necesitar escribir un informe en Microsoft Word, colaborar con un cliente usando Google Docs o gestionar un pequeño proyecto con Dropbox Paper. Necesitamos un espacio de trabajo que coordine las herramientas que utilizamos y no nos obligue a los humanos a ser la cinta americana que una toda esa tecnología. Y, aunque parezca magia, que también sea capaz de sugerir cómo organizar mis reuniones; a qué hora tenerlas;  quién debería asistir o qué tipo de información debo compartir con ellos para que todos tengamos contexto.

En muchos países desarrollados la productividad se ha ralentizado en los últimos años. Los economistas del BdE citan el bajo crecimiento de la productividad como el principal factor del escaso crecimiento potencial de la economía española en los veinte últimos años. Existen diversos motivos con los que nos explican esta situación - el menor tamaño de las empresas, el capital humano o la baja inversión en tecnología - pero si mejoramos los problemas de productividad y trabajamos de manera más inteligente seremos capaces de optimizar el uso del tiempo y, sobre todo, del talento de nuestros empleados. 

Con motivo de la crisis sanitaria y la necesidad de trabajar desde casa, las empresas tienen que re evaluar su definición de productividad: debemos centrarnos más en lo que producimos y lo que hacemos que en las horas que dedicamos. Y esto implica que cada empleado potencie su propia individualidad y decida cuál es el mejor formato para dar lo mejor de sí mismo.  Cada vez más las plantillas estarán distribuidas e irán a la oficina sólo para reunirse y ver a compañeros o clientes. Por eso necesitamos herramientas que nos permiten trabajar juntos pero desde la distancia.

Esta realidad constata que cuando la tecnología es útil, centrada en el usuario y bien aplicada, es una ventaja para el mercado laboral.  Por eso, si las empresas quieren seguir siendo competitivas, innovadoras y atrayendo el mejor talento,  tienen y deben trabajar con soluciones tecnológicas que capaciten a las personas para que puedan hacer su mejor trabajo sin importar desde dónde estemos trabajando.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital