TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Álvaro Alonso de Velasco, director de RRHH en 50Pro
¿Empresas éticas? Ja…!!!
POR Álvaro Alonso de Velasco, director de RRHH en 50Pro, 00:00 | 13 de Marzo del 2018
¿Empresas éticas? Ja…!!!

Un maravilloso día de verano estaba yo en un barco fondeado cerca de la costa, y decidí tirarme al agua para llegar nadando a la orilla. Siempre he sido un buen nadador. Desde el barco parecía una distancia muy asequible, pero la realidad es que no me ahogué de milagro. Me iba agotando y no terminaba de llegar. La distancia era realmente muy superior a la prevista inicialmente, y el agua fría gallega y la corriente me hicieron pasar un mal rato. Como es evidente, al final llegué, pero esa experiencia me enseñó que cuando uno va a enfrentarse a algo donde hay por medio una distancia considerable, ya sea de espacio o de tiempo, se deben tomar todas las precauciones y cautelas posibles porque, si los cálculos fallan (cosa que sucede a menudo), no solo no llegaremos a la meta, sino que además habremos sufrido enormemente durante el trayecto. 

Con nuestra vida profesional nos puede suceder con bastante facilidad una situación parecida. Por una propuesta o una imposición, en muchas ocasiones nos vemos saltando vertiginosamente de la empresa a la que hemos aportado todo nuestro tiempo, dedicación y saber hacer durante años, creyendo que con una buena indemnización conseguiremos llegar a los ansiados 67 años y no hacer nada más. 

Los tiempos han cambiado. Volviendo la vista atrás, nuestros abuelos se jubilaban a los 65 años y fallecían a los 74 de media. El sistema de pensiones podía con ello, y la natalidad no era un problema, había muchos más cotizantes que jubilados. Sin embargo, actualmente España es el segundo país con mayor esperanza de vida, por detrás de Japón, superando los 85 años de vida media, y la tasa de natalidad hace imposible que, al menos a 35 años vista, los nuevos cotizantes puedan sostener las pensiones de sus mayores, que se reducirán todo lo que haga falta, al tiempo que se retrasará la edad de jubilación hasta los 70 y más, para atenuar el descalabro del sistema de pensiones que nuestros incapaces políticos no quieren atajar de una vez.

Afortunadamente, en nuestro caso, la mayor esperanza de vida es una gran noticia porque vivimos mucho más tiempo en perfectas condiciones físicas e intelectuales. Los 70 de ahora son los 50 de hace unos años. Una persona que causa baja en su empresa con 52 años tiene por delante al menos tanta vida útil activa como la que ya ha vivido profesionalmente. Debemos cambiar el planteamiento esencial de nuestro futuro, porque nos quedan muchos años por vivir. Pero todos esos años de vida no se sustentarán con nuestras pensiones. La realidad es que el mercado de trabajo por cuenta ajena ya no acepta a los mayores de 50, y el outplacement para ellos deja de ser una opción real. 

¿Vamos a ser capaces de estar 25 años sin realizar ninguna actividad ni contribuir al desarrollo de la sociedad? No se trata solo de una cuestión económica porque, aunque el dinero no fuera un problema, cuesta imaginar a alguien en perfectas condiciones que vaya a estar tantos años sin hacer nada útil ni productivo, día a día, semana a semana, mes a mes, y así hasta 25 años… El golf o los viajes no llenan una vida. 

Tirar a la basura tanto conocimiento, tanta experiencia, tanta vitalidad, estando en un óptimo momento profesional es inconcebible e imperdonable. Por eso debemos prepararnos desde antes de abandonar nuestra empresa para decidir qué vamos a hacer durante el resto de nuestra larga vida. 

Muchas grandes empresas que, por diferentes y variadas razones, prescinden de personas mayores de 50 años, piensan que con una indemnización más o menos generosa ya está liquidado el problema. Su problema. Pero la realidad es que en absoluto resuelve el problema de estas personas que tras salir de la empresa se enfrentan a una nueva etapa con un futuro muy incierto y una casi total imposibilidad de reencauzar su actividad profesional por cuenta ajena. ¿Deberían estas empresas asumir algún compromiso sobre el futuro de estas personas? ¿De qué manera? 

Las empresas tienen la posibilidad de ofrecer a estos empleados mayores de 50 años una alternativa de futuro que les permita reinventarse profesionalmente y alcanzar las metas que se propongan, en actividades y temas que les atraigan, potenciando el desarrollo de nuevas habilidades y competencias, todo ello mediante el emprendimiento. Es normal que estas personas no sepan bien cómo abordar esta nueva situación, tan diferente a la que tenían algunos años atrás. Por eso es importante adquirir las habilidades, competencias y conocimientos necesarios, así como el apoyo y herramientas para afrontar los retos de una nueva vida profesional mediante el emprendimiento. 

En 50pro entrenamos y ayudamos a los mayores de 50 años a crearse un futuro profesional como emprendedores, y ofrecemos a las empresas esta alternativa para que dichas personas puedan ilusionarse con su propio proyecto, ayudándoles a generar nuevas alternativas de negocio, a crear su propio plan de negocio y a que tengan bajo control el riesgo que conlleva cualquier iniciativa, encuentren la financiación adecuada y puedan generar unos ingresos económicos, al tiempo que den sentido y llenen su vida con una actividad en la que puedan ser felices trabajando en algo que les guste.

Existen grandes empresas que están demostrando una alta sensibilidad hacia el futuro de los empleados mayores de 50 que abandonan su organización, y se preocupan realmente por ofrecerles una opción de futuro profesional que les permita vivir y reinventarse profesionalmente como emprendedores de su propio proyecto. Son grandes empresas en todos los sentidos, con una gran preocupación real por las personas que tienen que abandonar la organización, y que muestran esa preocupación llegando a ofrecerles un futuro profesional posterior mediante el emprendimiento, ya que a la postre probablemente va a ser su única opción de sobrevivir profesionalmente.

Pero cuando en muchas ocasiones se presenta una propuesta como ésta a otras grandes empresas muy conocidas, que están realizando bajas masivas de personas, sorprendentemente muestran un absoluto desprecio, y lo rechazan taxativamente, pues ellas ya han resuelto “su problema” y no quieren saber más. Ellas “deciden” que a sus empleados no les interesa, que con la indemnización ya es bastante y no necesitan más, no molestándose siquiera en mostrarles la opción. ¿Para qué se van a complicar más la vida? Se desentienden absolutamente del futuro de sus empleados. Dicen preocuparse mucho por ellos, por su RSE, su buena imagen corporativa… una imagen que debería exigir acompañarles o al menos facilitarles una alternativa de futuro que no sea vegetar, máxime ante un futuro muy incierto con las pensiones. Pero la realidad es que les trae sin cuidado. Son las que más dinero ganan, pero no quieren entender que en esta vida no todo se resuelve con dinero. 

Continuando con el relato inicial, resulta increíble que estas grandes empresas te lancen a nadar hacia la costa, sabiendo que muchos de los nadadores no van a poder llegar a tierra. –Tengo mis propios problemas, y además, cuando eso pase, yo ya estaré lejos…!! 

Pasado el tiempo, todos nos arrepentimos de cosas que hemos gestionado mal, en algunos casos por desconocimiento, en otros por torpeza. Lo que no admite perdón es la mala gestión por negligencia o dejadez, ya que estamos hablando de personas, de nuestras personas, y de su futuro. En el mundo empresarial, y particularmente en recursos humanos, se nos llena la boca hablando de que lo más importante son las personas, pero en demasiadas ocasiones esto no es más que una gran falacia… Las empresas están formadas por personas. No se puede decir que una cosa es la persona y otra la empresa para tratar de justificar actitudes y comportamientos fríos, egoístas y materialistas. 

Esperemos que estas grandes empresas empiecen a preocuparse de verdad y en serio del porvenir de sus profesionales con mayor experiencia, y si no es así, que sus clientes y la sociedad se lo recriminen y demanden. Quizás sea la única manera de que se humanicen.

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Está de acuerdo con el cambio horario?
Si, nos mete en el invierno a la fuerza
No, el ahorro energético y nuestra salud se resienten
Me da igual, una hora más, una hora menos
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital