TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
Luis Posadas, Director General de Savia
¿Hay trabajadores tóxicos en tu organización?
POR Luis Posadas, Director General de Savia, 00:00 - 13 de Abril del 2015
De la misma forma que una manzana en mal estado es capaz de contaminar rápidamente a las manzanas vecinas, es muy común que un trabajador “descontento” tenga el mismo efecto en su entorno más cercano. Todos los que creamos empresa sabemos lo difícil que es construir un buen ambiente de trabajo (años) y lo fácil que es destruirlo (semanas o días). No se trata de ir con un radar detectando el mínimo indicio que delate a este tipo de empleados, pero sí conviene estar lo suficientemente atento para identificarlos a tiempo, porque aunque emplees todas las técnicas de motivación habidas y por haber, los trabajadores tóxicos realmente no tienen ningún problema con la empresa, sino con ellos mismos.  
Durante mis 25 años de experiencia empresarial he podido detectar los síntomas frecuentes que sufren los empleados más “peligrosos” de nuestra organización. En las siguientes líneas, y con cierta ironía, describiré las pautas comunes de esos trabajadores tóxicos que, guste o no guste, lo mejor es que no estén en nuestros equipos. 
1. “No se valora mi trabajo”. Esta es una de las frases preferidas por este tipo de empleados. Es cierto que, muy a menudo, los empresarios estamos muy ocupados de la cuenta de resultados o de la situación del mercado, y nos olvidamos de reconocer el trabajo bien hecho con la frecuencia necesaria. Eso es un hecho. No obstante, no es lo mismo valorar a un empleado puntualmente que no valorarlo nunca. Algunos trabajadores son refractarios a cualquier tipo de reconocimiento y, a la menor ocasión, utilizan el “no se valora mi trabajo” para encubrir unos resultados mediocres o incluso para reivindicar una subida salarial. 
2. “A mí nadie me ha dicho nada”.  Otra cantinela típica. Es cierto que la comunicación interna en las organizaciones es una asignatura que siempre está pendiente. Pero, ojo, hay diferentes “estadios”. Este tipo de empleados se queja de que la empresa no comunica y de que se enteran “de todo por los pasillos”; pero si prueba a preguntarle algo como “¿qué mejorarías del website de la compañía?”, no sabrá qué decirle porque habrá entrado, como mucho, una o dos veces en el último año, lo que demuestra el poco interés de esta persona por las actividades de la compañía. Otro ejemplo, si su empresa envía un newsletter mensual, podrá comprobar que este tipo de trabajadores NUNCA la abre. Los trabajadores así, consideran que ellos comunican perfectamente, pero la empresa “no sabe lo que es la comunicación interna”. Seamos coherentes, por favor.
3. “En esta empresa no se apuesta por la formación”. Esta la mejor excusa que utilizan este tipo de trabajadores para justificar su ignorancia y mala calidad de su trabajo. Este tipo de trabajadores necesitan cursos de formación para todo: desde cómo funciona la cafetera del office hasta los pasos que hay que dar para reiniciar el ordenador. Lo de “sacarse las castañas del fuego” no va con ellos y, al primer obstáculo, “necesito formación”. Prioricemos y de nuevo, seamos coherentes. 
4. “Yo ya lo dije”.  Frase favorita de los que consideran que la culpa “de todo” la tienen los demás. Ellos hacen perfectamente su trabajo; si hay resultados malos, “yo ya lo dije” y yo no tengo nada que ver. Si se pierde un cliente, “yo ya lo dije”, si un proyecto va retrasado, “yo ya lo dije”. No fallan, son verdaderos oráculos. ¿Cuándo lo dijiste? ¿Si ya lo sabías por qué no propusiste otra estrategia? ¿O es que nunca lo dijiste?
5. “Lo miro y te digo”.  Cuando la respuesta a cualquier pregunta es “lo miro y te digo”, significa que la persona en cuestión no tiene NI IDEA de lo que se le está preguntando. Es la típica frase “escudo” que usan algunos trabajadores para librarse del asunto, mientras esperan que éste caiga en el olvido.
6. “No damos abasto. Necesitamos más gente”. Ellos, los que dicen esta frase continuamente, son los que más trabajan de la organización. A todas horas están recordándole a todo el mundo lo saturados que están. Este tipo de empleado tóxico suele dejar todo para el final y cuando incumple plazos (suele ser a menudo) su excusa perfecta es “no damos abasto”. Además, su única justificación de necesitar más personas en el equipo se limita al “no llegamos”. Este tipo de trabajadores, sin duda, ya han sobrepasado con creces su umbral de incompetencia.  
7. No añaden valor. Hay trabajadores que no entienden el concepto de “añadir valor”. Cuando pido información a alguien sobre algo, pretendo que se informe con un poco de profundidad y punto de vista personal sobre el asunto. Pero si ese alguien me envía un link en un correo electrónico que pone FYI, es evidente que ese trabajador NO ME APORTA NADA, ni me está informando de NADA. ¿Piensan que sólo ellos son capaces de buscar en Google y de utilizar con eficacia la función copiar y pegar? Buscamos profundidad, buscamos valor.
8. Están presentes en todos los grupos de pasillo.  Cuando vas al baño, a la fuente a beber agua o a tomar un café es normal encontrarse grupos de dos o tres personas en los pasillos. Pero lo que no es debe ser normal es encontrarse siempre a la misma persona en todos los grupos sea la hora que sea. Ahí “algo” falla.
9. Miran el móvil a todas horas. Tienen el móvil pegadito al teclado del ordenador y le dedican una mirada constantemente. De hecho, si entras súbitamente en su despacho o te lo encuentras por un pasillo, 9 de cada 10 veces estará mirando el móvil. Me pregunto si todos los días esperan una llamada importante...
10. Usan el “botón del pánico” con frecuencia. Si te acercas a su puesto de trabajo, verás un rápido movimiento de ratón seguido de un click. Está minimizando una pantalla que es mejor que no veas. Pero no sólo lo hacen con nosotros, los jefes, ¡también lo hacen si se acerca un compañero!
11. Es invisible. A veces, y como el despacho está cerca, te levantas de la silla y te acercas al puesto de trabajo de alguien para saludar, preguntar algo, por aquello de mantener contacto visual. Pero es raro encontrarle en su puesto. “Acaba de salir”, “está en el baño”, “estaba aquí hace un momento”, “está desayunando” son las respuestas que te dan sus compañeros. Y ocurre más del 50% de las veces. El otro 50% minimiza la ventana del pánico. 
12. Es como un reloj suizo… pero a la hora de salir.  No necesitas escuchar las señales horarias para saber qué hora es. Cuando a determinado trabajador “se le cae el boli” sabes que son las “en punto”, sin fallo alguno. Lo malo es que no ocurre lo mismo a la hora de entrar. ¿Por qué tanta prisa en salir y tan poca en llegar?
 
Si identificas en tu equipo a alguien con al menos 9 de los 12 síntomas descritos, no lo dudes, inicia cuanto antes un proceso de selección para sustituirlo. Si no lo haces, el equipo se va a contaminar y acabará convirtiéndose en un problema estructural de solución cada vez más difícil. 

De la misma forma que una manzana en mal estado es capaz de contaminar rápidamente a las manzanas vecinas, es muy común que un trabajador “descontento” tenga el mismo efecto en su entorno más cercano. Todos los que creamos empresa sabemos lo difícil que es construir un buen ambiente de trabajo (años) y lo fácil que es destruirlo (semanas o días). No se trata de ir con un radar detectando el mínimo indicio que delate a este tipo de empleados, pero sí conviene estar lo suficientemente atento para identificarlos a tiempo, porque aunque emplees todas las técnicas de motivación habidas y por haber, los trabajadores tóxicos realmente no tienen ningún problema con la empresa, sino con ellos mismos. 

Durante mis 25 años de experiencia empresarial he podido detectar los síntomas frecuentes que sufren los empleados más “peligrosos” de nuestra organización. En las siguientes líneas, y con cierta ironía, describiré las pautas comunes de esos trabajadores tóxicos que, guste o no guste, lo mejor es que no estén en nuestros equipos. 

1. “No se valora mi trabajo”. Esta es una de las frases preferidas por este tipo de empleados. Es cierto que, muy a menudo, los empresarios estamos muy ocupados de la cuenta de resultados o de la situación del mercado, y nos olvidamos de reconocer el trabajo bien hecho con la frecuencia necesaria. Eso es un hecho. No obstante, no es lo mismo valorar a un empleado puntualmente que no valorarlo nunca. Algunos trabajadores son refractarios a cualquier tipo de reconocimiento y, a la menor ocasión, utilizan el “no se valora mi trabajo” para encubrir unos resultados mediocres o incluso para reivindicar una subida salarial. 

2. “A mí nadie me ha dicho nada”.  Otra cantinela típica. Es cierto que la comunicación interna en las organizaciones es una asignatura que siempre está pendiente. Pero, ojo, hay diferentes “estadios”. Este tipo de empleados se queja de que la empresa no comunica y de que se enteran “de todo por los pasillos”; pero si prueba a preguntarle algo como “¿qué mejorarías del website de la compañía?”, no sabrá qué decirle porque habrá entrado, como mucho, una o dos veces en el último año, lo que demuestra el poco interés de esta persona por las actividades de la compañía. Otro ejemplo, si su empresa envía un newsletter mensual, podrá comprobar que este tipo de trabajadores NUNCA la abre. Los trabajadores así, consideran que ellos comunican perfectamente, pero la empresa “no sabe lo que es la comunicación interna”. Seamos coherentes, por favor.

3. “En esta empresa no se apuesta por la formación”. Esta la mejor excusa que utilizan este tipo de trabajadores para justificar su ignorancia y mala calidad de su trabajo. Este tipo de trabajadores necesitan cursos de formación para todo: desde cómo funciona la cafetera del office hasta los pasos que hay que dar para reiniciar el ordenador. Lo de “sacarse las castañas del fuego” no va con ellos y, al primer obstáculo, “necesito formación”. Prioricemos y de nuevo, seamos coherentes. 

4. “Yo ya lo dije”.  Frase favorita de los que consideran que la culpa “de todo” la tienen los demás. Ellos hacen perfectamente su trabajo; si hay resultados malos, “yo ya lo dije” y yo no tengo nada que ver. Si se pierde un cliente, “yo ya lo dije”, si un proyecto va retrasado, “yo ya lo dije”. No fallan, son verdaderos oráculos. ¿Cuándo lo dijiste? ¿Si ya lo sabías por qué no propusiste otra estrategia? ¿O es que nunca lo dijiste?

5. “Lo miro y te digo”.  Cuando la respuesta a cualquier pregunta es “lo miro y te digo”, significa que la persona en cuestión no tiene NI IDEA de lo que se le está preguntando. Es la típica frase “escudo” que usan algunos trabajadores para librarse del asunto, mientras esperan que éste caiga en el olvido.

6. “No damos abasto. Necesitamos más gente”. Ellos, los que dicen esta frase continuamente, son los que más trabajan de la organización. A todas horas están recordándole a todo el mundo lo saturados que están. Este tipo de empleado tóxico suele dejar todo para el final y cuando incumple plazos (suele ser a menudo) su excusa perfecta es “no damos abasto”. Además, su única justificación de necesitar más personas en el equipo se limita al “no llegamos”. Este tipo de trabajadores, sin duda, ya han sobrepasado con creces su umbral de incompetencia.  

7. No añaden valor. Hay trabajadores que no entienden el concepto de “añadir valor”. Cuando pido información a alguien sobre algo, pretendo que se informe con un poco de profundidad y punto de vista personal sobre el asunto. Pero si ese alguien me envía un link en un correo electrónico que pone FYI, es evidente que ese trabajador NO ME APORTA NADA, ni me está informando de NADA. ¿Piensan que sólo ellos son capaces de buscar en Google y de utilizar con eficacia la función copiar y pegar? Buscamos profundidad, buscamos valor.

8. Están presentes en todos los grupos de pasillo.  Cuando vas al baño, a la fuente a beber agua o a tomar un café es normal encontrarse grupos de dos o tres personas en los pasillos. Pero lo que no es debe ser normal es encontrarse siempre a la misma persona en todos los grupos sea la hora que sea. Ahí “algo” falla.

9. Miran el móvil a todas horas. Tienen el móvil pegadito al teclado del ordenador y le dedican una mirada constantemente. De hecho, si entras súbitamente en su despacho o te lo encuentras por un pasillo, 9 de cada 10 veces estará mirando el móvil. Me pregunto si todos los días esperan una llamada importante...

10. Usan el “botón del pánico” con frecuencia. Si te acercas a su puesto de trabajo, verás un rápido movimiento de ratón seguido de un click. Está minimizando una pantalla que es mejor que no veas. Pero no sólo lo hacen con nosotros, los jefes, ¡también lo hacen si se acerca un compañero!

11. Es invisible. A veces, y como el despacho está cerca, te levantas de la silla y te acercas al puesto de trabajo de alguien para saludar, preguntar algo, por aquello de mantener contacto visual. Pero es raro encontrarle en su puesto. “Acaba de salir”, “está en el baño”, “estaba aquí hace un momento”, “está desayunando” son las respuestas que te dan sus compañeros. Y ocurre más del 50% de las veces. El otro 50% minimiza la ventana del pánico. 

12. Es como un reloj suizo… pero a la hora de salir.  No necesitas escuchar las señales horarias para saber qué hora es. Cuando a determinado trabajador “se le cae el boli” sabes que son las “en punto”, sin fallo alguno. Lo malo es que no ocurre lo mismo a la hora de entrar. ¿Por qué tanta prisa en salir y tan poca en llegar? 

Si identificas en tu equipo a alguien con al menos 9 de los 12 síntomas descritos, no lo dudes, inicia cuanto antes un proceso de selección para sustituirlo. Si no lo haces, el equipo se va a contaminar y acabará convirtiéndose en un problema estructural de solución cada vez más difícil. 

*Si te ha resultado interesante este artículo, te animamos a seguirnos en TWITTER y a suscribirte a nuestra NEWSLETTER DIARIA.

RRHHDigital

ENVÍE SU COMENTARIO
coffee break
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cuál es el formato ideal para trabajar en julio y agosto
Trabajo 100% presencial sin reducciones
Jornada intensiva presencial
Jornada intensiva con flexibilidad
Teletrabajo total
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2022 RRHHDigital