TAMAÑO DE LA LETRA 
Maximizar Fuente Minimizar Fuente
HR Hybrid Forum
Juan Carlos Cubeiro, Presidente de Eurotalent
Los siete enemigos de la supervivencia de la empresa
POR RRHH Digital, 00:00 - 05 de Abril del 2011
Los siete enemigos de la supervivencia de la empresa

RRHH Digital. Si a estas  alturas de la película, con más de 3’5 años de crisis económica, su empresa y usted mismo no se han tomado en serio el coaching como desarrollo personalizado, francamente, y con todo cariño, no le auguro nada bueno. Este periodo de incertidumbre debería habernos llevado a una mayor reflexión y acción, a servir mejor a nuestros clientes (precisamente porque tenemos menos, pueden gastarse menos en nosotros y disponemos de más tiempo para atenderles), a innovar más que nunca (el miedo nos ha hecho ser excesivamente conservadores en lugar de sorprender positivamente al mercado con nuevos productos y servicios), a trabajar verdaderamente en equipo (como nos demuestra el deporte de alta competición, un equipo no se improvisa) y a desarrollar el talento (para que dé lo mejor de sí mismo desde su capacidad y su compromiso, y no sufra el desgraciado absentismo emocional que es hoy tan común).

En estos tiempos los “siete pecados capitales” que históricamente han sido sinónimos de la falta de virtud se han instalado en muchas organizaciones de una forma casi imperceptible, con la excusa de la crisis. Si no los desenmascaramos, será muy difícil salir adelante:

-La avaricia: Esta es una crisis de codicia, de abusar de un modelo económico que ha generado una burbuja (inmobiliaria, financiera) que antes o después tenía que estallar. Nos han hecho creer que el propósito de las empresas era “ganar dinero”, cuando este resultado es como respirar. El verdadero sentido de toda organización es su supervivencia en el cumplimiento de sus fines, y no maximizar el beneficio. Una trampa mortal.

-La gula. Acaparar por acaparar en un entorno de recursos limitados no sólo es absurdo, sino insano. El paradigma eficaz es compartir y generar beneficio mutuo, no aprovecharse de los demás. Con los clientes internos (nuestros profesionales) y los clientes externos (el cliente final) el modelo de relación ha de ser de generación real de valor, no de pelotazo.

-La envidia. Es la admiración la que provoca el auténtico aprendizaje. Promover la desconfianza, cuando no la rivalidad interna, merma posibilidades a la empresa. La empresa no es una democracia ni mucho menos una tiranía. Ha de ser una meritocracia en toda regla, desde la selección a la desvinculación, pasando por la descripción del rol, la comunicación, la gestión del desempeño, la promoción o la retribución. Cuando hay mérito en el talento, la envidia está fuera de lugar.

-La ira:
En esta crisis, los directivos con falta de serenidad han campado a sus anchas. Craso error. Necesitamos más autocontrol que nunca, para no caer en la disforia (en el desánimo) ni tampoco en la euforia en los buenos momentos.

-La lujuria. Entendámosla no en su aspecto sexual, sino de aprovechamiento del otro. La falta de humanidad, de respeto por los demás, se traslada del servicio al cliente interno al servicio al cliente externo, Los clientes insatisfechos responden no sólo no repitiendo en la compra ni renovándola, sino haciendo referencias negativas a terceros. Un cliente al que se le ha superado su expectativa es el mejor comercial que podemos tener.

-La soberbia. Uno de los mayores activos intangibles de la gestión empresarial es la Humildad, entendida como capacidad de aprender al menos tan rápidamente como cambia el entorno. Abundan los directivos y las empresas autocomplacientes, que creen (aunque no lo digan, porque es políticamente muy incorrecto) que no necesitan aprender nada más, que saben más que nadie.

-La pereza. Esta crisis ha sido una  perfecta excusa para los que no querían poner la energía suficientemente en transformar sus organizaciones. “En tiempos de tempestad, no hacer mudanza”, dicen que dijo Ignacio de Loyola. La frase es incompleta: “…pero haz lo que tengas que hacer”. Que no es, precisamente, ser perezoso.

-Las empresas que así se comportan, o se han comportado, en el pecado llevan la penitencia, que no es otra que su desaparición. La esperanza de vida de las compañías se han reducido drásticamente, y no sólo en nuestro país. Qué lástima. Si la vida les hubiera dado una segunda oportunidad, seguro que habrían invertido tiempo, dinero  y esfuerzo en desarrollar de verdad a sus directivos y a su organización en su conjunto.

El ser humano es el único animal que tropieza varias veces en la misma piedra. También es el único capaz de convertir un error en una útil fuente de aprendizaje. De nosotros depende.

ENVÍE SU COMENTARIO
Lo más leído
Los lectores Opinan

¿Cómo está siendo el regreso al trabajo en tu empresa tras el verano?
Volvemos de forma presencial
Volvemos teletrabajando
Sistema mixto: días de teletrabajo y días de oficina
Unos teletrabajan y otros trabajan de forma presencial
rrhhdigital-blanco
RRHH Digital
El periódico online de recursos humanos y empleo
Otros periódicos del Grupo Ediciones Digitales Siglo 21
Secciones
Contacto

Aviso Legal
© CopyRight 2016 RRHHDigital